Más noticias

Recursos, talón de Aquiles ante el narcotráfico

<p>Mientras el narcotráfico se fortalece y su posicionamiento traspasa las fronteras de Colombia y México, los presidentes de Centroamérica y del Caribe lanzan la voz de alerta.</p>

VER MÁS FOTOS
/

Mientras el narcotráfico se fortalece y su posicionamiento traspasa las fronteras de Colombia y México, los presidentes de Centroamérica y del Caribe lanzan la voz de alerta y expresan su preocupación por la falta de fondos para hacerle frente a una industria delictiva que está dejando matanzas, transporte ilegal, almacenaje de drogas y aumento del consumo interno debido a que los carteles ya no pagan a sus servidores locales con dinero sino que con estupefacientes que dañan los cerebros de quienes caen en ese flagelo.

Si bien el Gobierno de Estados Unidos -principal consumidor de la droga producida en Suramérica y que es transportada por toda la región- aprobó la Iniciativa Mérida, que contempla más de 500 millones de dólares para México y 50 millones para Centroamérica y el Caribe; los fondos no son suficientes.

El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, ha sido uno de los mandatarios en dar la voz de alerta sobre la escasez de dinero para frenar el avance de los carteles, su fuerte y cada día más creativa logística y su peligroso arsenal militar.

“Cada uno de los países ha encarado la lucha por su parte dentro de sus posibilidades a pesar de la carencia de recursos para hacerle frente al problema de manera seria y sostenida. En República Dominicana, al igual que en los demás países de ingresos bajos y medianos que no producen hidrocarburos, nos hemos visto obligados a gastar una proporción cada vez mayor de recursos en la importación de combustibles. Esta situación afecta nuestra posibilidad de desarrollo y el precio de los alimentos y en cuanto al narcotráfico, significa la dispersión de recursos que dedicaríamos a la lucha contra las drogas”, indicó Fernández en la cumbre antidrogas que se realizó en Cartagena, Colombia.

Por ello propuso la creación de un fondo regional para que los países involucrados luchen de manera conjunta.La posición fue respaldada por los mandatarios de El Salvador, Elías Antonio Saca, el de Guatemala, álvaro Colom, y los secundó el presidente mexicano, Felipe Calderón, quien a pesar de ser el representante del país que más ayuda recibirá por medio de la Iniciativa Mérida también señaló que los fondos deben ser mayores para obtener resultados ante un flagelo que en ese país ya deja más de 700 muertes, especialmente en la zona norte.

“Coincido con los presidentes sobre la insuficiencia de recursos para el Caribe y Centroamérica de la propia Iniciativa Mérida que fue conceptualizada en su inicio como una iniciativa bilateral entre México y EUA.

Debemos promover una agenda multinacional que nos permita hacer frente a todos esos problemas porque nuestra región está siendo zona de tráfico y debemos compatir la información sobre trasiegos de droga, rutas, movilización de dinero, armas y organizaciones criminales”, adujo Calderón.

Trabajo transnacional

La creación del Fondo de Solidaridad combina tareas de interdicción con programas de protección. Además, buscan intercambiar información con tal de evitar la dualidad de acciones que elevan los presupuestos para luchar contra el tráfico de drogas.


“Las bandas que operan entre nuestros países son a escala transnacionales y los gobiernos deben trabajar de una manera transnacional”, agregó el mandatario mexicano, quien fue apoyado por el panameño Martín Torrijos.

“Apoyamos la creación de un fondo común para tener mayores fondos para enfrentar al narcotráfico y los delitos relacionados con el tráfico de drogas ahora que el precio de los petróleo demanda uniones para hacer frente también a los problemas sociales y a los de seguridad”, manifestó Calderón.

La obligatoriedad de localizar nuevos recursos es tanta que la región incluso está tratando de vincular el combate al narcotráfico con la protección del ambiente para hacerse de algunos dólares más.

“En la lucha contra el calentamiento global se debe incluir la lucha contra las drogas ilícitas, dada la experiencia de Colombia de tener en las drogas ilícitas el enemigo principal contra la selva, cuyo cuidado debe ser nuestra primera contribución en esa estrategia contra el calentamiento global”, explicó el presidente colombiano álvaro Uribe.

Ese país -principal productor de drogas- tiene un millón 160 mil kilómetros de territorio, de los cuales el 51 por ciento es selva. Sin embargo, la siembra de drogas ilícitas ha destruido alrededor de dos millones de hectáreas de esa selva. “Cortan la selva, viene una afectación severa al suelo, se empiezan a alterar las lluvias, se erosionan los suelos. Generalmente son terrenos en formación que se deben mantener en selva”, relató Uribe quien también hace énfasis en el daño ambiental que causan los productos químicos con los que se procesan las drogas y que contaminan las aguas.

Otro gasto

Los 50 millones de dólares que la Iniciativa de Mérida distribuye entre Centroamérica y el Caribe se quedan cortos si se tiene en cuenta la infiltración que el narcotráfico está haciendo en otras organizaciones delincuenciales como las pandillas.

“Debemos profundizar en algo que es mucho más delicado y es el aprovechamiento, por parte de las esctructuras del crimen organizado, de las maras o pandillas que ya no son delincuentes juveniles sino socios de los narcotraficantes y protectores del negocio ilícito. La penetración de las instituciones, la desintegración familiar y social y el terrorismo son un reto para toda la región”, manifestó el presidente salvadoreño Antonio Elías Saca, quien además recalcó que “nos preocupa que con el trabajo extraordinario del presidente Calderón contra el nacrotráfico en México, las bandas, en una estampida tremenda por la región, estén llegando a Guatemala, a El Salvador, y al resto de países”.

El presidente guatemalteco álvaro Colom compartió con sus similares la necesidad de ubicar fondos y la preocupación por la infiltración de los carteles en la vida normal de la zona.

“En el caso guatemalteco, a partir del 2004, se empezó a institucionalizar una reducción del Ejército Nacional por parte de los carteles que provocó que se abrieran corredores para el tráfico de droga sobre los que ahora estamos tratando de recuperar el control. Se penetró también las instituciones municipales y las mafias están planeando comprar empresas de importancia nacional porque tienen todo el dinero del mundo. Por eso esta lucha también incluye la lucha contra la corrupción generalizada producto del lavado del dinero que transita por Guatemala”.

La muestra

Los acontecimientos en México y Centroamérica reflejan que la infiltración es real y que el comportamiento de las organizaciones delictivas ante la presión de los organismos coercitivos es cada vez más violento.

“Estamos a las puertas de los Estados Unidos, el mercado más lucrativo y dinámico del mundo para el consumo de las drogas y para el blanqueo de dinero y supone un desafío inconmesurable para el orden, la legalidad, la salud física y ética y hasta la economía de las naciones de la región. Cualquier esfuerzo nacional sufre las tensiones por el aumento estimulado de la demanda y pone en riesgo la estabilidad política de los países”, dijo el viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Alejandro González.

En el caso específico de Honduras el tema del narcotráfico ha sido asociado en los últimos años con el sicariato y bandas de crimen organizado. También plantea la infiltración de la policía y la política. Basta con recordar que un diputado al Parlamento Centroamericano fue apresado en Nicaragua por transportar narcóticos y que otro diputado al Congreso Nacional fue detenido tras un operativo antidrogas en Olancho y fue asesinado en prisión.

Hace unos días, los gobiernos de Francia y de Estados Unidos, a través de sus respectivos embajadores en Honduras advirtieron que uno de los flagelos que más preocupa a esos países es el narcotráfico, por lo que el país estaría a punto de convertirse en un narcoestado.

De acuerdo al general en retiro Julián Arístides González, titular de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico Dlcn, esa realidad no es tan cierta ya que narco estado sería aquél donde las fuerzas oficiales no pueden entrar a algunas regiones como ocurre en algunos países.

Advertencias

“No creo que esto vaya a convertirse en un narco estado, lo que pasa es que hay zonas del país donde hay poca presencia policial y militar, entonces el narcotraficante hace lo que quiere, está a sus anchas, pero cuando llegan la policía o contingentes combinados los narcotraficantes huyen”, señaló González.

Pese a ello, González destacó que vale la pena tomar en cuenta las advertencias, “porque si no se toman medidas podemos llegar a ese límite”. Agregó que cada país debe tener muchos controles, “porque mucha gente se pregunta si las campañas políticas las financia el narcotráfico. La gente se pregunta si ese dinero sucio ayuda a meter a alguien como diputado o sirve para lograr una posición privilegiada en el gobierno”.

Retomar el control es urgente y para ello se necesitan muchos más fondos ya que según todos los presidentes consultados la lucha también incluye manejo de prisiones, programas de prevención y rehabilitación, fortalecimiento del sistema judicial y de investigación, mejora de las academias policiales y constante capacitación.

“Para el 2009 sube la cantidad asignada- en el Plan Mérida- a 100 millones de dólares en casi las mismas áreas, pero no se incluyen mejoras, por ejemplo en el sistema de confianza pública en la justicia o un programa de transparencia y anticorrupción”, dijo González.

Por ahora la realidad es que la droga gana terreno, que la preocupación está más que manifiesta. “Aquí todos tenemos que trabajar hermanadamente, mirar este problema con menos cálculo político y con más compromiso de padres de familia.

Hay que derrotar a todos estos grupos para que haya moral, para que haya ética, respeto por la Ley, para que las nuevas generaciones puedan vivir felices en nuestro pueblo”, concluyeron los mandatarios en forma conjunta.

Los dineros de mérida

7.5 Millones serán parte intercambio de información criminalística en toda la región.

2.5 Millones de dólares servirán para implementar un sistema de huellas dactiloscópico para la región.

3.7 Millones de dólares serán para mejorar reconocimiento de documentos fraudulentos en aeropuertos y aviación.

4.9 Millones irán a un programa de interceptación marítima de lanchas.

5.1 Millones se gastarán en adquisición de equipo, entrenamiento y mejoras de los sistemas de inspección fronteriza.

3.8 Millones de dólares se destinarán para seguridad de puertos, fronteras y aeropuertos.

6 Millones de dólares costará la conformación de unidades élite.

8.2 Millones de dólares costará la lucha contra el tráfico de personas, armas y drogas.

10 Millones serán para la recolección e intercambio de información,

7.7 Millones de los antertiores serán para mejorar las instituciones de justicia.

16 Millones de dólares serán para fortalecer la seguridad en las fronteras contra el terrorismo y narcotráfico.

25 Millones de costará promover políticas de seguridad pública.

La Iniciativa Mérida no es imposición: Negroponte

El subsecretario de Estado de EUA, John Dimitri Negroponte, dijo a inicios de junio pasado en esta ciudad, luego de una gira por el resto de Centroamérica, que la Iniciativa Mérida para el combate al narcotráfico no será una imposición a los países centroamericanos ni México.

“Este un plan desarrollado con los países afectados, con México y Centroamérica, queremos que sea con base en la colaboración, no es algo que buscamos imponer”, dijo.

Aseguró que en las reuniones que tuvo el presidente Tony Saca de El Salvador, Manuel Zelaya de Honduras y Colom encontró buena recepción al plan, para el cual el gobierno de su país ha solicitado al congreso un presupuesto de 500 millones de dólares en ayuda, la mayor parte para México.

Cuestionamientos

“Hay voluntad de ambos lados de combatir al narcotráfico y derrotar a los narco criminales”, añadió.

Negroponte ha salido al paso de algunos cuestionamientos de esa iniciativa manifestando que no es un plan que incluye el incremento de la presencia del Gobierno de EUA en México con agentes o soldados y asegura que no es una estrategia que infrija la soberanía o derechos los países que son parte del acuerdo.