Más noticias

Grandes decomisos

<p> Un promedio de seis mil kilos de cocaína se ha decomisado este año.</p>

VER MÁS FOTOS
/

Autoridades policiales de Honduras junto a guardacostas estadounidenses le han dado varios golpes duros al “hijo” del crimen organizado, que es el narcotráfico, decomisando en lo que va de este año un promedio de seis mil kilos de cocaína en aguas hondureñas.

Fuentes policiales informaron que en comparación al año pasado que se decomisó 1,810 kilos de cocaína, este año se ha superado en gran cantidad.Según información de agentes de antidrogas la mayoría de las embarcaciones que se dedican a la narcoactividad y que han sido requeridas por estas entidades policiales, son hondureñas, las cuales sirven como abastecedores de combustible para otras que vienen desde Colombia o Venezuela.

Este año el decomiso de estupefacientes más grande que han realizado las autoridades de Estados Unidos y de Honduras ha sido el de 4.6 toneladas de cocaína que se confiscó el 27 de junio en La Mosquitia. Estas entidades policiales aseveraron que el cargamento estaba valorado en 62 millones de dólares ya que cada kilo de estupefacientes tiene un precio en Honduras de 15 mil dólares y en Estados Unidos de 32 mil dólares.

Después que realizaran el operativo y decomisaran la droga guardacostas estadounidenses remitieron el cargamento hacia su país, dejando en Honduras un kilo como símbolo del operativo el cual fue incinerado. Una embarcación de nombre Eclipse era la que transportaba los 4.6 toneladas de droga. Además de la droga se detuvieron los tripulantes y al capitán de la embarcación.

Los capturados fueron seis en total. El barco estaba navegando unas 100 millas al norte de Caratasca en el sector de La Mosquitia. El comandante de la Fuerza Naval de Honduras, Juan Pablo Rodríguez, dijo en entrevista a los medios de comunicación que los elementos de la Base Naval estuvieron en la zona de captura por varias horas porque usualmente los narcotraficantes utilizan tres embarcaciones, una de apoyo logístico, otra de seguridad y una tercera como centro de comunicaciones.

Asimismo, refirió que la ruta final de esta droga iba hacer a los países consumidores que se encuentran en el norte de América. “Nosotros sólo somos puente y rutas marítimas por las cuales se transporta el alcaloide”, dijo. Otro incautamiento de estupefacientes de importancia fue el que se suscitó en una área cercana a La Mosquitia, el tres de agosto de este año donde guardacostas hondureños, estadounidenses y policías de Servicios Especiales, confiscaron la droga que su totalidad eran 1,178 kilos. En el operativo detuvieron a 15 tripulantes los cuales fueron enviados a los juzgados de Puerto Lempira, acusados de narcotráfico, portación ilegal de armas y lavado de activos.

De esta droga 328 kilos se llevaron los estadounidenses como prueba del operativo y 850 kilos los remitieron a la Base Naval de Puerto Cortés para ser incinerados el jueves pasado. El primero del año fue el decomiso del cargamento de droga que transportaba el barco narco de nombre Miss Alissa, que fue detenido en marzo de este año en alta mar, conteniendo 900 kilos de coca valorados en 108 millones de lempiras. En este operativo fueron detenidas siete personas, entre ellas dos colombianos.

Agentes de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico, DLCN, afirmaron que todos los cargamentos que se han decomisado tienen una sola ruta y es de Suramérica a México y después hacia Estados Unidos, pasando por Centroamérica que es utilizada como puente, en especial Honduras.

El año pasadoInvestigadores de antinarcóticos mencionaron que este año ha sido uno en los que más se ha incautado estupefacientes en aguas hondureñas. En el 2007 uno de los grandes decomisos fue el que se realizó en Islas de la Bahía, donde se incautó un total de 1,600 kilos de cocaína que se transportaban en una avioneta que se detuvo en la isla de Guanaja.

La droga fue decomisada por autoridades policiales en el aeropuerto de esa localidad. El alcaloide estaba en un total de 64 fardos, los que contenían 25 kilos cada uno. Según autoridades la avioneta venía desde Venezuela. “La captura de la avioneta en la isla de Guanaja es una muestra clara que mientras siga existiendo un sitio de producción y halla un gran mercado de consumo en el norte de los países de América, Honduras seguirá siendo vulnerable al narcotráfico”, afirmaron agentes de la lucha contra el narcotráfico.