Más noticias

Sólo en un cártel narco hay ocho mil hombres

<p>El capo más poderoso de México, Joaquín “El Chapo” Guzmán, ha perdido seis mil hombres en los últimos dos años.</p>

VER MÁS FOTOS
/

El capo más poderoso de México, Joaquín “El Chapo” Guzmán, ha perdido seis mil hombres en los últimos dos años, pero tiene en pie un ejército de ocho mil.

El tema lo maneja con propiedadel ex asesor del Ministerio de Seguridad, Alfredo Landaverde, uno de los analistas del problema del narcotráfico en el área. Él también confirmó la versión de que en Honduras hay presencia de los carteles de Sinaloa y El Golfo, las organizaciones criminales más violentas de México.“El crimen organizado podría echar al traste con la democracia en la medida que avanza sobre el sistema político”, advirtió Landaverde.

En Honduras y en toda Centroamérica han caído diputados por transportar droga y algunos de ellos como jefes de organizaciones.“En San Pedro Sula hay dos familias que predominan de las cuales se rumora que hacen actos ilícitos y a quienes hasta la Policía les tiene miedo”, reveló el ex asesor de Seguridad. Más presencia de la DEA.

Según el análisis de Landaverde, el narcotráfico tiene sus inicios en Honduras en 1970 y los carteles colombianos lo introdujeron en el país con la colaboración de oficiales de las Fuerzas Armadas y civiles. Indicó que algunos de esos carteles han desaparecido por la cooperación de Estados Unidos y Colombia y después agarraron fuerza las organizaciones criminales mexicanas asociadas con conglomerados colombianos.

Colombia cultiva la droga, la prepara y la envía al norte a través de países como Panamá, República Dominicana, Honduras y otros países de Centroamérica y por eso es que “aquí hay muchas personas que trabajan para los carteles de Sinaloa y El Golfo”.Otro de los antecedentes que refiere que esas estructuras criminales operan desde hace años en el país es que el hondureño José Mata Ballesteros fue uno de los fundadores del cártel de Juárez junto al mexicano Amado Carrillo Fuentes, Osiel Cárdenas Guillén y Joaquín Loera. “El Chapo” Guzmán.

Esa organización fue desintegrada después de la extradicción de Carrillo a Estados Unidos y por las disputas de poder entre “El Chapo” Guzmán y Cárdenas. Alfredo Landaverde mencionó que otro indicio de la presencia de estas células criminales es que las autoridades de Estados Unidos informaron que al enterarse que Centroamérica no tenía la capacidad de enfrentar a esos carteles iba a empezar a “llenar de su gente este país y por eso es que ahora vemos más agentes de EUA en Honduras”.

Fiscalía debe dar explicaciones Refirió que en Colombia ha ocurrido un fenómeno que han llamado “la tercera generación del narcotráfico” que es una multiplicidad de micro empresas narcos que ahora se llaman carteles, siempre en la línea de distribución.Hasta hace unos pocos años los integrantes de esas micro empresas se estaban entendiendo, pero por pelea de territorio hay desaveniencias entre ellos y el primer efecto que han creado es el pánico en ese país y sus secuelas se están haciendo notorias en Centroamérica, especialmente en Honduras.

El ex asesor del Ministerio de Seguridad dijo que los análisis de los cuerpos de inteligencia indican que la presión que Estados Unidos y México le han hecho a los carteles de la droga ha provocado que Centroamérica se convierta en un bodegaje y estos casos; “ellos siempre tienen un aliado, siempre hay oficiales corruptos en las fronteras que los dejan pasar o agentes de todo tipo, empresarios y políticos”.

A juicio de Landaverde el Ministerio Público tiene que dar explicación sobre todos los casos misteriosos que han ocurrido en el país, como lo del jet mexicano que aterrizó en el aeropuerto internacional Toncontín y que hubo fuertes rumores que en esa nave llegó “El Chapo” Guzmán. Dijo que el Ministerio Público también tiene que dar explicación sobre la última embarcación que guardacostas estadounidenses detuvieron con 4.6 toneladas de cocaína en el sector de La Mosquitia, cuyo nombre verdadero es Eclipse, pero los tripulantes se lo cambiaron a Miss Dayanna para despistar a las autoridades.

“Es una embarcación que con el nombre de Eclipse ya había sido reportada como un barco que lo utilizaban para hacer estos tipos de actos ilícitos”, aseveró.El barco fue decomisado por lavado de activos y estaba bajo la responsabilidad de la Oficina Administradora de Bienes Incautados, Oabi, del Ministerio Público, la cual la dio en arrendamiento. Infiltración “Él que diga que no hay infiltración es alguien que no sabe nada. Hay algunas organizaciones que han logrado reclutar a policías, militares, fiscales y ahí están las capturas de oficiales.

Yo pienso que como Estado la gente del país tiene que tomar conciencia del peligro mortal del narcotráfico y otros crímenes asociados. Debe prepararse una organización para combatirlos porque la Fiscalía y Policía son débiles”, aseveró.El analista afirmó que la Corte Suprema de Justicia no tiene una acción de prevención o de castigo para los jueces que trabajan para los carteles y agregó que se necesitan más programas de prevención de drogas.

El ex asesor de seguridad dijo que es un error dejar a la Policía fuera de la lucha contra el crimen organizado como se pretende con la creación de la Agencia Técnica de Investigación Criminal, Atic, que será un apoyo técnico del Ministerio Público. Fundamentó su apreciación diciendo: “Si 13 mil hombres en la Policía tienen dificultad para enfrentar el crimen organizado, qué van hacer 80 hombres de la Fiscalía”.

Landaverde señaló que en México el Gobierno con la PGR apoyada con el FBI y el ejército ha tenido que enfrentar el crimen organizado y “con cuánto más las autoridades hondureñas lo tendrían que hacer”.“La Atic va a estar conformada por abogados recién graduados no entrenados para matar ni para que los maten”, cuestionó.Plan Mérida “El Plan Mérida fue inventado por los mexicanos y apoyado por Estados Unidos. Es un plan que tiene defensores y críticos que dicen que no va a hacer nada, que no va a servir y que es muy poco dinero”, refirió el analista.

A Honduras le tocaron 11 millones de dólares de ese plan y algunos críticos dicen que no va a funcionar mientras no se descabece al crimen organizado.Landaverde afirmó que Honduras es un paraíso para el lavado de activos. “Es un gran negocio combatir la cartera del crimen organizado y con las casas, barcos, aviones que se le han incautados bien subastados y repartidos sería un crecimiento en logística muy bueno para la Policía y aportaría para la lucha contra el narcotráfico”, refirió.

La Policía y la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico deben de tener una cantidad de dinero respetable para comprar información y proteger testigos. “Porque al testigo no se le puede traer a un juez a que lo proteja porque quienes tienen que velar son las organizaciones a la que se le está informando.Uno de los problemas grandes que mencionó Landaverde es que están matando a los testigos protegidos. “Tenemos buenos recursos humanos que están bien entrenados, los cuales necesitan mejores sueldos, mejores seguros para que no entren en la corrupción, indicó el analista en la entrevista con LA PRENSA.”

Hay que hacer conciencia “La gente debe tomar conciencia del peligro mortal del narcotráfico y otros crímenes asociados, debe de prepararse una organización para combatirlos porque la Fiscalía y Policía son débiles”, aseveró Alfredo Landaverde. El ex asesor de seguridad afirmó que la Corte Suprema no tiene una acción de prevención o de castigo a los jueces que trabajan para los carteles y que se necesitan más programas de antidrogas de prevención.

“Para llegar al polvo blanco (cocaína) hay que usar tolueno -un compuesto que trae la gasolina-, además pergamanato de sodio, de potasio, acetona y ácido sulfúrico”. Landaverde afirmó que si a un joven se le puede hacer razonar al decirle que lo que va a consumir es todo eso, se podría cambiar algo. “Hay que hacer campañas masivas”.