Más noticias

Decálogo del emprendedor exitoso

El término “emprendimiento” se atribuye a aquellas personas que son innovadoras o agregan valor a un producto ya existente

La perseverancia y la confianza en sí mismo, son cualidades muy valiosas para los emprendedores que desean alcanzar el éxito en sus negocios.
La perseverancia y la confianza en sí mismo, son cualidades muy valiosas para los emprendedores que desean alcanzar el éxito en sus negocios.

San Pedro Sula, Honduras

El emprendimiento implica convertir una idea nueva en una innovación exitosa utilizando habilidades, visión, creatividad, persistencia y exposición al riesgo, según la escuela de negocios IESE.

La palabra emprendimiento viene del francés “entrepreneur”, que significa pionero; se refiere a la capacidad de una persona de realizar un esfuerzo adicional para alcanzar una meta. También es utilizada para la persona que inicia una nueva empresa o proyecto.

El término se atribuyó a aquellas personas que fueron innovadoras o agregaban valor a un producto ya existente, se explica en el documento “Emprendimiento: concepto básico en competencias” elaborado por la Universidad del Norte de Colombia.

La acepción que se tomó, explica el documento, es la que se refiere a la aptitud y actitud de la persona que le permite emprender nuevos retos, nuevos proyectos, que va mas allá, que le permite dar un paso más.

Según un informe del Banco Mundial, “los emprendedores de éxito son individuos que transforman ideas en iniciativas rentables”.

Este documento denominado “El Emprendimiento en América Latina: Muchas empresas y poca innovación”, precisa que a menudo, esta transformación requiere talentos especiales, como la capacidad de innovar, introducir nuevos productos y explorar otros mercados.

El éxito no solo depende del empresario, también es necesario que exista un entorno económico favorable, destaca el documento. Y añade: “Cuando el entorno es propicio, los emprendedores se arriesgan e invierten en innovación”.

Para que alcances el éxito, a continuación te compartimos el decálogo del emprendedor, el cual contiene reglas que te serán de mucha utilidad en esta aventura que has decidido iniciar como empresario:

1. Tener una visión de futuro: de corto, mediano y largo plazo, trazando metas y planes para concretarlos y decidiendo que hacer hoy a la luz de lo que esperas y deseas para mañana.

2. Crear e innovar: aprovechando oportunidades y recursos que otros no perciben, creando formas nuevas para satisfacer necesidades, solucionar problemas, generar el cambio o mejorar continuamente.

3. Asumir riesgos y tomar la iniciativa: guíandote por tu intuición y la información de la que dispones, no tienes todo absolutamente claro, pero a pesar de ello te animas pero de manera calculada asumiendo constantemente nuevos desafíos y los efectos de tus decisiones.

4. Confiar en tí mismo y en los demás: demostrando lo que sabes, lo que puedes hacer y lo que vales, a tí mismo y a los demás. Tienes la sensación de lograr el éxito en lo que emprendas y que los otros pueden ayudarte en esa tarea.

5. Ser optimista: reconoces que tu trabajo no es de corto plazo sino de largo plazo, tienes paciencia y sabiduría para esperar en ello asumiendo una postura positiva, no te sientes triunfador inmediatamente ni confías en el triunfo rápido y fácil sino que sigues innovando, sigues buscando nuevos desafíos.

6. Ser responsable: cumples las tareas y obligaciones tanto en el ámbito familiar, laboral, empresarial y como miembro o líder de tu comunidad, en los plazos previstos evitando postergaciones y acumulación.

7. Tener deseos de superación e independencia: buscas permanentemente renovarte personal y profesionalmente, capacitándote y buscando información sobre todo de los actores relacionados con tu entorno, en forma personal y/o utilizando redes. Asimismo buscas tu libertad y autonomía para crear tus propias oportunidades y capitalizar tus propias habilidades, que con tanto esfuerzo has adquirido.

8. Ser perseverante: sabes que te puedes equivocar, pero también que puedes triunfar al intentarlo de nuevo, aprendes de los errores y los superas, no te dejas vencer por las desventajas, manteniéndote firme en las decisiones que adoptas o en las ideas que asumes.

9. Ser colaborador y apasionado por el trabajo: estás convencido que el éxito es 99% de transpiración y 1% de inspiración, persuades y muestras una actitud favorable para trabajar en equipo para lograr un mismo fin.

10. Tener hábito para el ahorro: dispones planificadamente y optimizas el uso de sus recursos económicos evitando apuros. Gastar racionalmente inculca una cultura de ahorro e inversión disciplinada.