Más noticias

El capital mira a Nigeria, Argentina y Vietnam

Un nuevo índice que sigue a los mercados de frontera revela las expectativas de inversiones de las multinacionales

Nueva York, Estados Unidos.

Tras su reciente coronación como la mayor economía de África, Nigeria encabeza otro ranking. El atribulado país ha surgido como el mercado de frontera más atractivo para las multinacionales estadouni­denses y europeas.

El interés es también captado por Argentina y Vietnam, según un nue­vo Índice de confianza en mercados de frontera (Frontier Markets Senti­ment Index), creado exclusivamente para The Wall Street Journal por la firma de consultoría Frontier Stra­tegy Group, con sede en Washing­ton.

El índice hace seguimiento al nivel de interés de las principales multinacionales europeas y esta­dounidenses en países considerados mercados de frontera.

Esta catego­ría designa en general a economías en desarrollo que están por debajo de las economías emergentes como las de Brasil o México en cuanto a estabilidad e institucionalidad, pero que presentan grandes oportunida­des de ganancias.

El índice está basado en la in­formación que FSG recogió de las aproximadamente 200 empresas multinacionales que son sus clientes y que incluyen a Coca-Cola, General Electric, Novartis, Dell y Azko Nobel. Matt Lasov, líder global de asesoría y analítica para FSG, explica cómo funciona: “Recogemos datos sobre qué países están siendo considera­dos por las empresas para inversio­nes futuras. Con el tiempo, eso nos da una idea clara de sus prioridades de mercado, qué países están inclu­yendo en sus planes futuros y cuáles están descartando”.

La investigación provee dos da­tos clave: el estado actual de ánimo hacia países en mercados de fronte­ra, y el cambio de esa percepción a lo largo del tiempo.

El nivel de con­fianza corporativo se calcula como el porcentaje de empresas que inclu­yen un país en particular en su lista de observación. Si 50 de las 200 em­presas muestran interés en un país determinado, el índice le otorga un puntaje de 25%.

Los datos dan fe de diferencias regionales muy marcadas. De los 20 países que están generando el ma­yor interés de las multinacionales, nueve están en África Subsahariana.

A pocos les sorprenderá ver a Kenia y Nigeria en los primeros puestos, pero el hecho de que Etiopia y Tan­zania estén en los puestos 12 y 13, respectivamente, podría tomar a varios por sorpresa.

Una persona que no se sorprende con el creciente interés de las mul­tinacionales por invertir en Etio­pia es Alexander Benard, director general de operaciones de Schulze Global, una firma de private equity. “Estamos muy entusiasmados con Etiopia”, dice Benard. “Creemos que tiene un enorme potencial”.

Schulze Global está tan animada con las perspectivas del país que ha abierto un fondo de US$100 mi­llones específicamente para inver­tir allí.

Otras regiones están menos re­presentadas en los primeros 20. Aunque Vietnam, la potencia eco­nómica del sudeste asiático, está entre los primeros tres países, solo hay tres mercados de frontera de Asia en los 20 principales.

Lo mismo ocurre en Medio Oriente. Sólo Arabia Saudita, Irak y Kuwait representan esa región en los 20 primeros puestos. América Latina contribuye a la lista con Ar­gentina y Venezuela. A pesar de los recientes problemas de Argentina, el país aún genera un interés consi­derable entre las multinacionales: una de cada cuatro lo incluye en su lista de observación.

La fascinación del mundo corpo­rativo con África también es eviden­te en el cambio del grado de confian­za en las economías más atractivas de la región. Los datos comparan un promedio de interés corporativo en lo que va del año con un promedio de resultados sobre todo 2013.

Cuatro de los cinco países con los cambios positivos más altos están en África Subsahariana, así como siete de los 10 primeros.

Paquistán, sin embargo, encabe­za la lista en términos de compañías con un nuevo interés en el país. El grado de confianza en el país del sur de Asia con una población de 183 mi­llones mejoró en 5,6 puntos porcen­tuales, lo que lo coloca por encima de estrellas en ascenso de África como Nigeria y Kenia.