Más noticias

Franquicias hallan espacios para expandirse en medio de la crisis

En Honduras hay cerca de 148 empresas que operan bajo este modelo de negocio, el 3% son hondureñas, en su mayoría de comida típica, panadería, abarrotería y salud.

Uno de los restaurantes Burwing’s está ubicado en la avenida Circunvalación.
Uno de los restaurantes Burwing’s está ubicado en la avenida Circunvalación.

San Pedro Sula, Honduras.

Pese a la crisis económica que enfrenta el país, la cual ha limitado el crecimiento económico a solo 3.5% en los primeros meses del año, los empresarios hondureños se las ingenian para salir adelante explotando el potencial de sus negocios convirtiéndolos en franquicias.

Jorge Mejía, joven empresario propietario de Burwing’s, un negocio de comida, sueña con franquiciarlo y tener sucursales a nivel nacional e internacional.

El empresario relata que hace nueve meses abrió por primera vez las puertas de su negocio y el éxito fue tan grande que abrió un segundo local casi de inmediato, generando alrededor de 10 puestos de trabajo.

La clave para que un negocio marche bien cosiste en brindar buena atención y ofrecer productos de calidad al consumidor, explica Mejía.

“Mucha gente me pregunta si estoy interesado en franquiciar mi negocio y llevar el concepto a otros departamentos. Creo que vamos por buen camino y muy pronto lograremos replicarlo”, dijo el empresario.

En el país hay más de 148 franquicias; de estas el 3% dependen de empresas nacionales.

Este año se espera que siete negocios hondureños se conviertan en franquicias, y que cada uno se replique de 15 a 20 veces, generando de 10 a 15 empleos por local e inversiones que podrían alcanzar los $20 millones, detalló Marco Ávila, asesor de franquicias en Honduras.

Ávila dijo que los rubros más influenciados por este concepto son los dedicados a la venta de comidas típicas, panaderías, abarroterías y salud.

“Hay mucha motivación entre los empresarios. Algunos de los proyectos que estamos dirigiendo quieren abrir hasta 100 unidades, por lo que proyectamos que estas nuevas franquicias podrían generar unos 5,000 nuevos empleos. Estamos en el proceso de buscar inversionistas en cada localidad que deseen abrir un negocio”, sostuvo el asesor.

Explica que el objetivo es que las nuevas franquicias traspasen las fronteras nacionales y logren entrar al mercado centroamericano.

Este es el principio de una nueva forma de hacer negocios que se desarrollará en el país como repercusión de la globalización en el mundo entero, donde los empresarios de las ideas iniciales obtienen ganancias de las regalías de las franquicias, asegura Luis Larach, vicepresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

“Sentimos que el sector privado va madurando, buscando nuevas posibilidades de negocio, ya que esto es lo único que reactivará la economía del país”, dijo.

Larach añade que la ventaja de este concepto es que el margen de error, cuando se abren los nuevos locales, es mínimo porque con el negocio base se pone a prueba el nivel de eficiencia y las ganancias que pueda generar.

Empiezan pequeñas

La mayoría de las grandes franquicias comenzaron siendo pequeñas empresas, por eso se debe apostar por el despegue de este sector, sugiere Efraín Rodríguez, presidente en la zona norte de Asociación Nacional de Medianos y Pequeños Industriales de Honduras (Anmpih).

“Actualmente solo el 2% de estas empresas se replica cada año”, manifestó Rodríguez.

La Prensa