Cholomeños labran el futuro del cacao de alta calidad

Compradores internacionales ofrecen buenos precios por cacao fino.

Cacaoteros se esfuerzan por aumentar la producción de sus fincas. Fotos: Amílcar Izaguirre.
Cacaoteros se esfuerzan por aumentar la producción de sus fincas. Fotos: Amílcar Izaguirre.

Choloma, Honduras.

A casi dos décadas desde el boom de las maquilas en la zona norte, la mano de obra escasea en los campos y limita el paso de Honduras en la carrera por abastecer la demanda de cacao en el mundo.

El cambio viene de la Asociación de Productores de la Cuenca del Río Choloma (Apach), quienes desde su fundación en 1995 trabajan por fortalecer la cadena de valor de esta actividad.

A la fecha, han logrado transformar 20 manzanas (13 hectáreas) de cacao con propiedades finas en aroma y sabor.

Parte de esos esfuerzos vienen del trabajo de María Sosa, encargada del vivero de la Apach y quien desde 2008 domina esta técnica que mejora las propiedades genéticas de la planta. “He salido a dar capacitaciones a Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Ahora no me doy abasto”, cuenta Sosa, una dama que pese a no contar con un grado de educación superior se ha convertido en uno de los referentes de la Asociación de Productores de Cacao de Honduras (Aprocacaho), porque a diario logra “pegar” con éxito 400 plantas.

Reportes de la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola (Fhia) registran un poco más de 205.65 hectáreas donde se produce cacao y de las que trabajan casi 200 productores.

fr agricultura3 21215(1024x768)
María Sosa trabaja en la injertación de plantas de cacao en uno de los viveros ubicado en Choloma, Cortés.

Se calcula que en el ciclo 2016-2017 se cosecharán 93.1 kilogramos de cacao seco.

En las aldeas de Ocotillo Occidental y Las Flores el reto para 2016 es encontrar nuevos compradores para su producto e involucrar a más jóvenes, debido a que el promedio de edad de los productores sobrepasa los 45 años.

“La juventud que no es estudiada prefiere irse a trabajar a la maquila, porque no ven atractivo ser un cacaotero”, dice Sosa al respecto.

Entre la clientela destaca la empresa de capital suizo Chocolats Halba, que solo el año pasado compró alrededor de 150 toneladas, pero la expectativa es comprar a largo plazo 1,000 toneladas.

Esta empresa paga alrededor de $4,000 por tonelada a los productores.

FR AGRICULTURAVINCULADA(1024x768)
Chocolateras de Kakaw muestran sus productos.

Alcances

“Este es uno de los proyectos con enfoque agroecológico más importante. Es decir, una de las formas de cómo proteger el bosque y la cuenca de la principal reserva de agua del Valle de Sula”, señala Nelson García Lobo, director de la Comisión de Acción Social Menonita (CASM).

El también presidente de la junta directiva del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) explica que se diversifican las fincas con productos amigables con el ambiente y que a la vez dejen en un corto plazo ingresos adicionales.

“La Fhia, Aprocacaho y CASM homologamos la asistencia técnica donde los conceptos de cacao y sistemas agroforestales sean iguales para todos”, explica Cristóbal Alarcón, técnico de CASM.

Se prevé que para la presente temporada se cosechen 1,600 toneladas métricas de cacao que dejarán por concepto de exportación más de cinco millones de dólares, dependiendo el precio del producto en el mercado internacional.

A finales de octubre del año pasado, el cacao hondureño se posicionó entre los mejores 17 del mundo tras la selección del Cocoa of Excellence que eligió un jurado de 26 expertos para la Organización Internacional del Cacao (ICCO por sus siglas en inglés).

La Prensa