Honduras pierde escalones en los sondeos de competitividad

Cohep solicita mejoras en infraestructura, estatales y servicios públicos.

Un joven confecciona calzado en un taller ubicado en el barrio Guamilito de San Pedro Sula. Foto: Yoseph Amaya
Un joven confecciona calzado en un taller ubicado en el barrio Guamilito de San Pedro Sula. Foto: Yoseph Amaya

San Pedro Sula, Honduras.

De los 148 países que evalúa el Foro Económico Mundial (WEF), Honduras se ubica en el puesto 100 en cuanto a competitividad.

El organismo define este término como “el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”; para ello basa sus evaluaciones en doce pilares.

“Un país que esté entre 1 y 50 es una ventaja competitiva, debajo de 50 es término medio y arriba de 100 es una deficiencia muy baja para el país”, revela Santiago Herrera, gerente del Centro de Investigaciones Económicas y Sociales (Cies) del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

Un informe de esa institución revela que para cerrar la brecha es necesario renovar el actual Consejo Nacional de Competitividad e Innovación, creado por decreto ley en el Plan de Nación.

Además, consideran necesario elaborar una agenda específica en los primeros cuatro pilares: instituciones, infraestructura, ambiente macroeconómico y servicios públicos, porque significan el 57% del peso en la medición.

“Tres de ellos son los factores donde más se perdieron posiciones y los de mayor factibilidad de incidir en el corto plazo”, agrega Herrera.

El informe de Doing Business 2015 del Banco Mundial ubica a Honduras en el lugar 138 de 189 naciones estudiadas, lo que representa una caída de nueve posiciones respecto al año pasado.

Esta investigación no mide todos los aspectos de interés para el entorno empresarial, pero una buena evaluación en este estudio significa que una nación está creando el entorno normativo propicio para la operación de un negocio.

LC competitividad 200715(1024x768)

Condiciones

“Creo que Honduras no está entendiendo qué es ser un partícipe del comercio para la generación de nuevas empresas. Se ha tratado de buscar simplificaciones, pero sin mucho éxito”, comenta Jimmy Dacarett, presidente regional de la Asociación Nacional de Industriales (Andi).

El empresario sostiene que con la aplicación del 1.5% sobre las ventas brutas y el nuevo sistema de facturación, Honduras urge de una simplificación tributaria. “Porque es tanta la cantidad de leyes tributarias que es difícil entenderlas y a veces ni las mismas autoridades las comprenden”, concluye.

La Prensa