Gasoducto iniciará revolución energética, afirma Alden Rivera

En Puerto Cortés se construirá una terminal de almacenamiento de gas natural.

Alden Rivera, ministro de la Secretaría de Desarrollo Económico.
Alden Rivera, ministro de la Secretaría de Desarrollo Económico.

San Pedro Sula, Honduras.

La incorporación de Honduras en el megaproyecto para la construcción de un gasoducto que desarrollará junto con México y Guatemala no es más que el principio de una serie de inversiones que tendrá el país en materia de energía, reveló en una entrevista exclusiva a Diario LA PRENSA, Alden Rivera, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE).

¿Qué implicaciones económicas tendrá para Honduras la construcción del gasoducto?

Se espera que este proyecto contribuya a la diversificación de la matriz energética, con el propósito de obtener una rebaja en las tarifas de generación de energía eléctrica por medio de una fuente de energía más barata y más amigable con el ambiente, por lo cual esta será una fuente adicional de creación de empleos.

¿Qué uso se le dará a la energía generada a base de gasoducto?

El gas natural será utilizado inicialmente para producción de energía eléctrica, por lo que será una alternativa del búnker, luego se le buscarán otros destinos industriales y usos domésticos.

¿Empresas privadas hondureñas participarán en la inversión para la construcción del gasoducto?

Se espera que la inversión se haga mediante una alianza público-privada (APP).

¿Qué significa para el país lograr esta unión con México y Guatemala? ¿Hay planes de trabajar en conjunto en otros proyectos de energía?

Sí, existen otras iniciativas, tal como la construcción de una terminal de almacenamiento de gas natural en Puerto Cortés. Adicionalmente, hay varias empresas internacionales interesadas en invertir en una planta generadora de 300 megas a base de gas natural en la zona norte del país.

¿Este proyecto desplazará a las plantas térmicas que operan en el país?

Se espera que este proyecto contribuya a la diversificación de la matriz energética, por lo cual será inicialmente el gas natural una alternativa al búnker.

La Prensa