Honduras exportará arneses eléctricos a la Unión Europea

A febrero de 2014, este segmento aportó un 16.1% a la actividad económica de la manufactura hondureña. El desafío es satisfacer la demanda de un mercado exigente de calidad en todas sus formas

La gran novedad de la maquila hondureña este año radica en las exportaciones de arneses eléctricos, según la Secretaría de Desarrollo Económico.
La gran novedad de la maquila hondureña este año radica en las exportaciones de arneses eléctricos, según la Secretaría de Desarrollo Económico.

Tegucigalpa, Honduras

El sector maquila otra vez se proyecta para asegurar su puesto entre los mayores generadores de divisas para Honduras. Además, da un paso adelante hacia la apertura de nuevos mercados.

El sector manufacturero innovará este año con la exportación de arneses eléctricos para vehículos hacia la Unión Europea, informa César Díaz, jefe de negociaciones de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE).

“Estamos exportando una gran gama de productos al mercado europeo, pero sí podemos decir que una gran novedad son los arneses eléctricos que se producen en el rubro de la maquila”, indica.

Díaz expone que este año la exportación se ha iniciado con cantidades menores, pero que se espera el aumento del envío de este artículo, tomando en consideración el acuerdo que existe con ese bloque de 28 países europeos.

Según el Banco Central de Honduras (BCH), a febrero de 2014 la actividad económica en la industria manufacturera se incrementó en 2.2%. No obstante, en el mismo período de 2013, el valor fue de 4.4%.

Dicho crecimiento estuvo impulsado principalmente por la confección de textiles y prendas de vestir (4.1%) y por la fabricación de arneses para vehículos en un 16.4%. Ambos segmentos atendieron la demanda externa, especialmente la del mercado estadounidense.

Estabilidad

Según César Díaz, el acuerdo con la UE da mayor solidez a Honduras y lo convierte en un país más atractivo para las corrientes económicas mundiales. También asegura la estabilidad del sector privado.

“El comercio es una variable, pero atrás está todo el tema de producción y generación de empleo, entonces la variable de comercio internacional hay que cuidarla”, expresa. Desiree García, gerente de Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), considera que el acuerdo que mantiene Honduras con la UE ha sido uno de los más ventajosos para el país. Además, menciona que antes ya se contaba con un beneficio del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP).

Explica que otra de las ventajas es que muchos productos por los que antes se pagaba un arancel, quedaron exentos. Por ejemplo, el camarón, el camote, las flores, los limones, entre otras frutas y vegetales.

Además, manifiesta a los empresarios que el hecho que ya no se pague interés o se pague muy poco en otros casos, hay otras medidas o regulaciones que se deben cumplir, como el etiquetado y las normas de higiene.

“Es fundamental para evitar los problemas fitosanitarios y de esa manera cumplir con los estándares de calidad que exige el mercado europeo”, señala García.

Inversiones

Juan José Cruz, exviceministro de la Secretaría de Industria y Comercio (SIC), destaca los 550 millones de consumidores que conforman el mercado europeo, por lo que debe aprovecharse la oportunidad de comercializar la mayor cantidad de productos hondureños posibles.

Además, esa relación comercial permite la llegada de inversionistas a Honduras para la generación de energía renovable.

“Los productos que se han beneficiado son el azúcar, el café, los textiles, pero también puede venir inversión para nuestro país para la generación de energía renovable”, refiere.

El objetivo del acuerdo con la EU es fortalecer el flujo de intercambio comercial y de inversión, mediante la eliminación de aranceles, la identificación de las barreras existentes al comercio y la liberalización de los mercados de servicios.

El tratado plantea también la apertura de un 100% del mercado para los productos industriales de ambas partes y una reducción en los aranceles en productos como la carne de res, el plátano y el arroz.

La Prensa