Más noticias

Sistemas de riego impulsan la producción agrícola en Honduras

Más de 600,000 empleos se crearían al producir de forma ininterrumpida.

San Pedro Sula, Honduras

La implementación de sistemas de riego en zonas áridas del país genera un aumento del 50% en la producción agrícola, aseguran autoridades de la Secretaría de Agricultura y Ganadería.

Esta iniciativa ha reactivado la economía nacional y genera miles de puestos de trabajo.

Según cifras del Banco Central de Honduras (BCH), los envíos agrícolas registraron el año pasado aproximadamente $2,562 millones en divisas, lo que corresponde al 64.8% del total de las exportaciones.

Producen todo el año

Departamentos como Comayagua, Olancho, Yoro, El Paraíso y La Paz, entre otros, que en el pasado tenían que esperar la época de lluvia para sembrar, están produciendo hoy los 365 días del año todo tipo de productos.

Jacobo Paz, titular de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), dijo que alrededor de 100 mil hectáreas de cultivo trabajan con este sistema. “Este sistema ha traído seguridad a los productores, pues no tienen que depender de la lluvia para cosechar, especialmente en las zonas donde el verano se ha vuelto inclemente. El otro beneficio es que ha traído diversidad de cultivos; ya no solo se está produciendo maíz y frijol, que era lo tradicional.

Por eso se ha incrementado la producción de melones, sandías, vegetales orientales e incluso abrieron espacios para la exportación de productos que antes no se exportaban por el poco volumen que se cultivaba”, señaló.
El funcionario declaró que el Gobierno tiene planeado incorporar 50 mil hectáreas de tierra al sistema de riego durante los próximos cuatro años, con lo que se generarán 600 mil empleos.

“A escala nacional hay 150 sistemas de riego para ganadería y agricultura. Estamos en proceso de comenzar dos proyectos muy importantes que serán financiados por el Gobierno de Italia; uno en la represa del río Nacaome, que beneficiará a pequeños productores en el departamento de Valle. El Gobierno de Estados Unidos también ha apoyado enormemente este tipo de iniciativas”.

Para Ilsa Díaz Espinoza, presidenta de la Federación de Agroexportadores de Honduras (FPX), el riego es indispensable en estos momentos, cuando se experimentan cambios climáticos que afectan a la mayoría de los productores.

“Del riego depende el avance de la agricultura y por ende de las exportaciones. Se debe apoyar a los campesinos con programas de microrriego y buscar otros programas para un mejor uso del agua lluvia”, afirmó Díaz.

El ejemplo de Cane

El municipio de Cane, La Paz, con apenas 7 mil habitantes, se ha convertido en el motor económico de la zona, impulsado por las actividades agrícolas beneficiadas por el sistema de riego. “Hace cuatro años, la economía de esta ciudad estaba deprimida. Solo sembrábamos arroz y frijoles por la escasez de agua en el sector, pero luego de que cultivamos bajo riego, más de 68 productores han logrado diversificar sus cultivos. Sembramos papaya, zanahoria, maíz y elote, entre otros, y eso que solo utilizamos el 50% de la capacidad del sistema; estamos regando solo 250 manzanas.

Lo que nos falta es mercado para vender”, declaró Herminio Francisco Salinas, presidente de la Asociación de Regantes de Cane.

Nuevo sistema

El ministro de la SAG dijo que durante su visita al país, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, se comprometió a dar ayuda técnica para que los productores hondureños puedan emplear un sistema de cosecha de agua.

“Expertos mexicanos vendrán al país a mostrarnos cómo se puede almacenar el agua lluvia para usarla en la temporada de verano”, dijo Paz.
A finales de este año se espera hacer un uso más generalizado de los sistemas de riego gracias a la asistencia ofrecida a los productores.

Proyectos de agroparques

José Martín Chicas, vicepresidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), dijo que esperan que en un futuro cercano se comiencen a desarrollar los proyectos de parques agroindustriales, que traerían grandes beneficios a pequeños y grandes productores del país.

Este proyecto consistiría en diversificar la producción, transformando los productos para luego exportarlos al mercado internacional.

“Lo que falta es el reglamento. Podría ser que los agroindustriales, en cooperación con el Gobierno, tomen la iniciativa de formalizar el proyecto. En temas de inversión ya hay empresarios dispuestos a contribuir con el proyecto”, aseguró el industrial. Chicas dijo que esta iniciativa vendría a generar cientos de empleos a escala nacional.