Gobierno dejará paquetazos amarrados

Actualmente, una comisión de Finanzas estudia reformas fiscales como el aumento del ISV y la revisión de las exoneraciones

Tegucigalpa. El Gobierno de Porfirio Lobo Sosa pretende dejar amarradas una serie de medidas fiscales que le allanen el camino del manejo de los gastos a Juan Orlando Hernández.

La urgencia de impulsar estas reformas se da porque la próxima administración tendrá un Congreso disperso, por lo que necesitaría de negociaciones intensas para aprobar cualquier medida fiscal.

Las acciones analizadas por una misión de la Secretaría de Finanzas pasan por la aprobación de nuevos paquetazos fiscales para mejorar las recaudaciones tributarias, y entre esos destacan la Ley de Racionalización de las Exoneraciones Fiscales y el aumento de la base del Impuesto Sobre Ventas (ISV) de 12% a 15%. Esas dos reformas significarían ingresos adicionales por 8,500 millones de lempiras.

Esta última medida “tendrá implicaciones muy fuertes, pero esperamos que esta decisión dependa de un nuevo gobierno”, expresó el economista Guillermo Matamoros.

“Si un impuesto como el de Ventas sube, entonces el impacto inmediato es que el precio del referido bien tendrá un alza de precios en la misma proporción que sube este tributo”, continuó Matamoros.

Congelamiento de gastos

Pero cuando el próximo gobierno asuma, es casi un hecho que se encontrará con un congelamiento en los gastos de la administración central.

La mencionada misión técnica estudia la posibilidad del congelamiento de los gastos totales de la administración central programados para el ejercicio fiscal 2014.

En ese sentido, documentos oficiales de Finanzas revelan que el gasto total neto apenas aumentaría de 86,616 a 86,990.5 millones de lempiras, con un ligero incremento de 374.5 millones. En términos porcentuales, los gastos totales netos del Gobierno central bajarían de 22.4% a 21% del PIB.

Las estimaciones oficiales indican que el gasto corriente subiría de 68,807.5 a 71,060 millones de lempiras, con un incremento de 2,252.5 millones. Lo anterior se explica por el alza de 1,907 millones de lempiras en el renglón de sueldos y salarios, los que suben de 34,240 a 36,147 millones.

La Prensa