Más noticias

Proyectan construir terminal interurbana en la capital

La Gran Terminal de San Pedro Sula registra un movimiento diario que oscila entre 120,000 a 150,000 usuarios.

Con el plan gubernamental del corredor pacífico, empresarios nacionales planean edificar una terminal de buses similar a la que existe en San Pedro Sula
Con el plan gubernamental del corredor pacífico, empresarios nacionales planean edificar una terminal de buses similar a la que existe en San Pedro Sula

Tegucigalpa, Honduras.

Un grupo de empresarios impulsan la construcción en Tegucigalpa de una moderna terminal para el transporte interurbano.

El inicio de la obra se proyecta para el último trimestre de este año a un costo de entre 15 y 20 millones de dólares (entre 340 y 453 millones de lempiras).

El proyecto toma en cuenta el plan del Gobierno de construir el corredor pacífico, que incluye conectar el anillo periférico con la salida al sur, un cruce hacia la aldea Santa Rosa.

Es un interconector de cuatro carriles de una longitud de 5.3 kilómetros que pretende aliviar el pesado tráfico que forman los más de 20 mil vehículos que ingresan a la capital desde la zona sur, por la colonia Loarque.

Es en esta zona de nueva construcción que se levantaría una gran terminal de buses capitalina.

“Es una idea acariciada por años que está tomando forma y que esperamos iniciar antes de que concluya este 2016”, dijo el empresario Allan Sierra, quien forma parte del Consorcio de Terminales de Honduras, S.A. de C.V. (Coterhsa), que ha sido conformado junto con otros empresarios del rubro que operan en las rutas de y hasta Tegucigalpa en calidad de socios.

Es una obra de carácter totalmente privado, declaró el empresario, quien, sin entrar en detalles, dijo que están negociando el financiamiento con la banca nacional, sin descartar la incorporación de capitales extranjeros en el futuro.

La terminal se construirá en un predio de unas 17 manzanas localizadas sobre el anillo periférico de Tegucigalpa, a inmediaciones del nuevo interconector vial sur que está siendo construido en la zona de La Cañada.

En el sitio se concentrará todo el negocio del transporte interurbano en la capital hondureña, dando paso de esta forma al ordenamiento vial de este sector, conformado por 65 empresas, que movilizan unos 50,000 pasajeros por día (unos 18.2 millones por año).

La obra se integrará a los planes de desarrollo urbano de la ciudad, por lo que se toma en cuenta la conectividad a las vías principales de salidas de carretera en línea con el Plan de movilidad urbana sostenible de la capital.

Esta es la segunda terminal de su tipo que se construirá en Honduras.

En 2005, un grupo de empresarios impulsaron y construyeron la Gran Central Metropolitana de San Pedro Sula, la segunda ciudad en importancia del país, a un costo de 350 millones de lempiras.

Será, además, uno de los proyectos emblemáticos de su tipo en los países de la región centroamericana, que a excepción de Panamá, no cuentan con este tipo de obras.

dN transporte 160816(800x600)

Un moderno modelo de negocios

Según proyectan, la terminal de Tegucigalpa incorporará las mejores prácticas de proyectos similares en otros países del continente, entre ellos Brasil y Chile.

“En contraste con los modelos obsoletos, donde el desarrollo se centraba únicamente en la prestación eficiente de servicios, la terminal pretende hacer uso de economías de escala con el objetivo de amortizar los costos de desarrollo mediante la incorporación de activos de bienes y raíces, los cuales a su vez sirven para prestar servicios a los usuarios de las terminales haciendo más eficiente la operación y garantizando el rendimiento de la inversión”, detalla el estudio de factibilidad del proyecto.

La terminal contará con una sala principal de espera, áreas de circulación comunes, andenes de embarque y desembarque de usuarios.

Incorpora accesos externos interconectados a dicha área para el arribo de pasajeros en buses urbanos designados con una área exclusiva de drop off de taxis y otra para carros particulares.

Tendrá áreas de circulación comunes de pasajeros y otros usuarios, entrada y salida del público y estructura perimetral recorridos, oficinas institucionales de supervisión y seguridad policial y primeros auxilios.

Habrá sitios para venta de billetes, tiendas de conveniencia, patios de comida, farmacia, tiendas y establecimientos de servicios, entre otros.

Las áreas de embarque y desembarque serán restringidas al movimiento de pasajeros y personal autorizado mediante pasillos y perímetros de seguridad, puertas de acceso y pistas con plataformas internas de acceso a los andenes de autobuses.

Proyecciones

Coterhsa ha elaborado las proyecciones del negocio para los años 2019, 2026 y 2031. Según las mismas, las proyecciones de tráfico anual en 2019 se moverán entre los 5,546,214 pasajeros (escenario bajo) y 9,243,690 (escenario alto), y 6,377,018 (escenario bajo) y 10,628,363 pasajeros (escenario alto) en el año 2031.

Para 2019 proyectan además una demanda diaria de 17,854 pasajeros (escenario bajo) y 29,757 pasajeros (escenario alto), y 20,529 pasajeros (escenario bajo) y 34,215 (escenario alto) en 2031.

El tráfico anual de pasajeros para 2019 se prevé de 5,546,214 (escenario bajo) y 9,243,690 (escenario alto); 6,016,707 (escenario bajo) y 10,027,845 (escenario alto) para el año 2026, y 6,377,018 (escenario bajo) y 10,628,363 (escenario alto) para el año 2031.

¿Para qué una terminal?

La cifras reflejan que el sector transporte es un importante pilar de la economía del país, pero que tiene su punto frágil en la informalidad, la excesiva regulación, los pocos avances en materia de organización empresarial y, sobre todo, en la falta de competitividad.

Otros aspectos que frenan el desarrollo de la industria son los altos costos del combustible e insumos y la ausencia de una infraestructura adecuada para ofrecer los servicios que demandan los usuarios de una manera más eficiente.

La falta de una terminal en la que se concentren los servicios es otro factor que coadyuva a la desorganización del sector y que genera graves problemas a la circulación vial en la ciudad.

“Y es por esta razón que, con el acompañamiento de la alcaldía municipal, estamos impulsando la construcción de este proyecto”, informó Sierra.

La nueva obra mejorará la calidad de servicio ofrecido a los usuarios, fomentará el descongestionamiento vial, permitirá la expansión futura de la infraestructura evitando el alto costo de expropiación de la tierra circundante.

Fomentará la integración física directa con otros modos de transporte urbano mediante estaciones satélites atadas al Trans 450 con líneas directas dedicadas de acceso a la terminal e impulsará la reestructuración de las rutas interurbanas para que no tengan recorrido al interior de la ciudad.

Contemplan para el futuro la construcción de terminales de integración de cabecera y la negociación con transportistas para reorganización de recorridos y términos de participación y uso de las terminales de integración, así como la información a los usuarios de transporte.