Crédito en Injupemp se centra en los refinanciamientos

Los préstamos son la segunda fuente de ingresos para el Instituto de Jubilados y Pensionados, pero la crisis económica bajó la demanda de nuevos créditos

Injupemp es una institución financieramente estable, que cuenta con carteras de inversiones y de préstamos sólidas
Injupemp es una institución financieramente estable, que cuenta con carteras de inversiones y de préstamos sólidas

Tegucigalpa, Honduras.

Los afiliados al Instituto de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados Públicos (Injupemp) no están solicitando préstamos nuevos. Se están inclinando por refinanciar sus créditos.

Estas gestiones alcanzan el 72% del total de las que anualmente se realizan ante la división de Préstamos del Instituto de Previsión.

Hasta septiembre tenían colocados 3,900 millones de lempiras en préstamos personales y 1,800 millones de lempiras más en préstamos hipotecarios.

Solo en septiembre, la rama de préstamos reportó ingresos por 469.1 millones de lempiras, siendo con ello la segunda actividad que más ingresos por intereses devengados tiene el Instituto de Previsión, informó Juan Carlos Marín, Jefe de la División de Finanzas.

En primer lugar se encuentran las inversiones en Bonos del Estado que reportan intereses por 1,055.6 millones de lempiras.

En tercer lugar están las inversiones en el sector privado, con 346.4 millones; en cuarto, los préstamos hipotecarios con 167.7 millones; y en quinto, los ingresos por diferencial cambiario de las inversiones en dólares, por 115.6 millones.

En total, Injupemp reportaba en septiembre 2,280.9 millones de lempiras en intereses devengados sobre inversiones, préstamos y reingresos al sistema.

“El Injupemp ha mantenido un crecimiento en las rentabilidades de las inversiones en un 3%”, apuntó, a pesar de la disminución en los montos de ingresos por cotizaciones y aportaciones, que se han visto reducidos por los despidos en instituciones estatales como la estatal empresa de telecomunicaciones, (Hondutel), energía (ENEE) y agua, (SANAA).

Una válvula a la crisis

Aunque la misión de la institución es el pago de jubilaciones y pensiones de sus afiliados, con el paso del tiempo también se ha visto como la principal llave de acceso de los empleados públicos a una vivienda o un préstamo personal.

De los 52,000 afiliados al Injupemp, unos 8,000 nunca han sacado préstamos.

Según las cifras estadísticas, los que ganan menos de 15,000 lempiras mensuales son los que más sacan préstamos, mismos que se otorgan en base a un análisis de la capacidad de pago y los montos ahorrados.

Incluso, y de acuerdo con su capacidad de pago, un jubilado puede optar hasta 350,000 lempiras sin presentar un aval, ya que la pensión por vejez es vitalicia y nosotros se las pagamos, así que no pedimos garantías adicionales”.

Los préstamos personales y de consumo se dan hasta a seis años plazo a aquellos jubilados que no superen los 80 años de edad.

Estos afiliados, también son elegibles para préstamos hipotecarios siempre y cuando el plazo del plazo no exceda los 60 años, es decir que si alguien tiene 60 años puede sacar un préstamo hipotecario hasta 15 años plazo.

Los montos de los mismos estarán de acuerdo a la capacidad de pago.

dncentrales3-171115(800x600)
Los empleados públicos reducen su demanda de crédito por la crisis económoica.

Esos préstamos se aprueban incluso, si el beneficiario está por cumplir su edad de jubilación, solo que en este caso se hace un análisis de su probable jubilación.

Nancy Lanza, jefe de la División de Préstamos, dijo a D&N que la flexibilidad en la otorgación de préstamos es una de las ventajas de la institución.

Ha sido una de las principales puertas de acceso de los empleados públicos a préstamos para vivienda.

En temporadas altas se atienden hasta 400 solicitudes de préstamos por día.

En promedio, se desembolsan 300 millones de lempiras mensuales solo en préstamos personales.

Acceso y menor interés

Los préstamos personales se mueven entre y 350,000 lempiras, que es el monto máximo. Para que un participante activo, jubilado o no, opte a un préstamo de 350,000 lempiras tiene que tener un sueldo neto de 14,000 lempiras, para el pago de una cuota promedio mensual de 6,000 lempiras.

Los préstamos personales se colocan a tasas del 17% y los préstamos de consolidación de deuda a una tasa promedio del 25%.

Las tasas para los préstamos hipotecarios están divididas por montos. El monto mínimo de un préstamo hipotecario es de 30,000 lempiras y el máximo de 4 millones de lempiras.

La tasa de los préstamos de 30,000 a 500,000 lempiras es de 11.5%, y de 500,000 a cuatro millones es del 12.5%.

El 40% de los préstamos colocados son menores de 500,000 lempiras y el restante 60% va de los 500,000 a los cuatro millones.

Refinanciamientos

Pero este año la demanda muestra un menor crecimiento directo. En septiembre, el 79% de las solicitudes recibidas fue para refinanciamiento. “De manera global, el 72% de los préstamos otorgados en el Injupemp son refinanciamientos”, dijo Lanza.

Los afiliados pueden acceder a la readecuación de sus préstamos una vez transcurrido el 50% del plazo inicial.

El monto adeudado será deducido del nuevo préstamo.

Sin embargo, en caso de urgencia económica o de calamidad doméstica, podrá solicitar este beneficio a partir de haber cubierto el 25% del plazo original.

“Es lamentable. La gente está hiperendeudada, todos los meses la gente está deseando haber cumplido el requisito del 25% del plazo estipulado para el pago de su préstamo para solicitar un refinanciamiento”, comentó la ejecutiva.

dncentralesinfo-171115(800x600)

Adelantos

La crisis financiera se refleja también en los adelantos que los afiliados hacen de su décimocuarto salario (que se paga en junio) y el decimotercer salario o aguinaldo que se paga en diciembre, bajo esta modalidad, que se conoce como Crédito Ya, se adelanta el 90% del salario, a una tasa del 17%.

Entre enero y junio de este año se aprobaron 5,706 transacciones, a través de la cual colocaron 108.4 millones de lempiras sobre el decimocuarto mes de salario y 80.2 millones de lempiras sobre el decimotercer salario. En 2014, el total de desembolsos en este rubro llegó a los 110 millones de lempiras.

“Este es un reflejo de la crisis. Un reflejo de que los hondureños vivimos altamente endeudados”, dijo Lanza.

Mora

En préstamos hipotecarios, la mora es de un 2.26%. Lanza califica la misma de “razonable”, aunque reconoce que la misma debería de ser menor porque los pagos se hacen a través de deducciones por planilla.

Sin embargo, comentó que usualmente la gente que deja de trabajar generalmente deja de pagar. En este rubro la mora se acerca a los 42 millones de lempiras.

Reconoce que ha habido una debilidad en la administración al no ejecutar las acciones correspondientes en estos casos, pero indica que han iniciado un agresivo programa de recuperación de esa mora.

En este proceso se han encontrado casos de afiliados que tienen dos, tres y hasta cinco años y más de no pagar las cuotas de sus préstamos hipotecarios.

“Esas casas deberían estar rematadas”, ya que la ley manda que los procesos de recuperación de bienes por mora se deben comenzar cuando se dejan de pagar dos cuotas consecutivas.

La Prensa