Inversiones por $92 millones anuncia Cervecería Hondureña

La centenaria empresa cervecera tiene un agresivo plan de expansión para el período 2015-2017

En la planta de producción hondureña se cuenta con personal calificado.
En la planta de producción hondureña se cuenta con personal calificado.

Tegucigalpa, Honduras.

La Cervecería Hondureña proyecta para el trienio 2015-2017 una inversión promedio de $92.4 millones (unos 2,030 millones de lempiras) en el desarrollo de la cadena productiva de la empresa en el país.

Esa cadena es considerada la columna vertebral de la empresa, con presencia en el mercado nacional desde hace 100 años.

La compañía tiene como principal giro la producción, envasado, comercialización y distribución de cervezas, bebidas carbonatadas, jugos y té. Cuenta con 14 centros de distribución, además con dos subsidiarias locales que generan parte de las materias primas para sus procesos: Azucarera del Norte (Azunosa) y Plásticos Industriales (Plihsa).

En 2014, la empresa reportó un aporte del 3.2% al Producto Interno Bruto (PIB), que representan 3,833 millones de lempiras en ingresos tributarios en 2014.

En la cadena de valor de la Cervecería Hondureña participan 2,146 proveedores, una fuerza laboral de 3,109 colaboradores directos y 71,783 detallistas, de los que dependen más de 642,000 personas en todo el país.

Para la compañía, la red de proveedores es su principal eslabón de comercialización, ya que ellos captan el 80.5% de la producción.

Las jefas de hogar son en una gran mayoría las responsables de los centros de venta detallistas de la empresa a nivel nacional y ellas forman parte de un importante número de hondureños que han nacido y crecido gracias a su oportunidad de negocio con Cervecería Hondureña.

Eso lo logran a través de programas que ayudan a fortalecer las capacidades empresariales de sus colaboradores y asesorías individualizadas en temas como liderazgo empresarial, competitividad, administración de procesos y sistemas, buenas prácticas de negocio y responsabilidad social.

“Los logros continuos aunados al compromiso con la sostenibilidad y con Honduras nos hacen confiar en el futuro. En el próximo trienio invertiremos más de 2,030 millones de lempiras en el desarrollo de nuestra cadena productiva”, anunció Roberto Álvarez, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Cervecería Hondureña, la subsidiaria en Honduras de la transnacional BevCo, con sede en las Islas Vírgenes Británicas, que pertenece al gigante sudafricano de las bebidas SABMiller plc.

BevCo es propietaria del 99.6% de las acciones de la compañía, mientras que el porcentaje restante se divide entre inversionistas nacionales y extranjeros.

SABMiller (South African Breweries-Miller) es una compañía colombo-sudafricana que surgió por la fusión de South African Breweries, Miller Brewing en 2002 y Bavaria S.A. en 2005.

Es la segunda cervecera por volumen en el mundo después de InBev, tras una transacción que se finiquitó en julio de 2005, fecha en la cual SABMiller también se fusionó con Bavaria S.A., la mayor cervecera de Colombia y la décima del mundo y la segunda de Sudamérica, y adquirió parte de Industrias La Constancia de El Salvador.

dncentrales2-271015(800x600)
La producción de cervezas en Honduras sigue en crecimiento.

Marcas

En Honduras cuentan con dos plantas para la elaboración de una cartera que incluye doce marcas de refrescos, una de jugos de naranja y seis de cervezas, que se elaboran bajo las prioridades estratégicas de Desarrollo Sostenible de SABMiller, que garantizan la alta calidad en la manufactura de sus productos.

“Las marcas que se comercializan en Honduras se adaptan a las necesidades de los consumidores. Las fórmulas son elaboradas y validadas por personal de la empresa en el país”, dijo Álvarez.

“En marcas locales (somos) fieles a nuestros estándares, y en marcas internacionales atendemos estrictamente lo establecido en las licencias de operación”.

En la categoría de refrescos, la fórmula de la marca Tropical nació en Honduras en 1935 y también la marca ActiMalta, al igual que las marcas de las cervezas nacionales SalvaVida, Imperial, Port Royal y Barena.

Producción

Según cifras del Banco Central de Honduras (BCH), la industria de las bebidas registró en Honduras un crecimiento del 45.3% entre los años 2008 y 2014 en el sector refrescos, frente al 0.01% de crecimiento en la producción de cervezas.

En 2008, la producción de refrescos de la compañía se situó en 1.623,535.0 unidades de 12 onzas. Para 2014, la producción se alzó a 2.359,455.3. En los tres primeros meses de 2015, la producción asciende a 568,943.8 botellas de 12 onzas.

Entre tanto, la producción de cervezas fue de 294,958.5 botellas en 2008 a 294,307.5 millones de 2014. En los primeros tres meses de este año, la producción ha sido de 568,943.8 botellas.

Historia

La Cervecería Hondureña es una empresa subsidiaria de SABMiller en Honduras, con giro industrial en la elaboración y comercialización de cerveza y de bebidas carbonatadas (refrescos).

Forma parte de otras empresas como La Blanquita, EIHSA (Envases Industriales de Honduras, S.A.), Plihsa (Plásticos Industriales de Honduras, S.A.), Azunosa (Azucarera del Norte, S.A.), Cobesa (Comercializadora de Bebidas, S.A.), Concresa y Caicesa (Compañía Aceitera, S.A.).

La Cervecería Hondureña se dedica a la elaboración y embotellado de los productos Coca-Cola, Tropical, Canada Dry, Fresca y Fanta.

Los orígenes de Cervecería Hondureña se remontan al 15 de mayo de 1902 cuando la empresa bananera Standard Fruit and Steamship Company establecieron en La Ceiba la Compañía Industrial Ceibeña (CIC) con la finalidad de suplir los requerimientos de recursos de agua potable, servicios públicos de energía eléctrica y la operación de fabricar hielo, aguas gaseosas y bebidas refrescantes.

Posteriormente, en 1915 el Gobierno le otorgó la concesión para elaborar y comercializar la cerveza Salva Vida, la que salió al mercado un año después.

El auge del desarrollo comercial que experimentaba la zona norte favoreció el crecimiento de las operaciones de la Compañía Industrial Ceibeña, S.A., que hacía llegar sus productos a los principales mercados de Trujillo, Tela, San Pedro Sula y Puerto Cortes.

Utilizando los servicios del tren de las compañías bananeras se concentraron en San Pedro Sula, que se convirtió en el punto de distribución de la zona norte, occidente y centro del país.

Los directivos de la empresa establecen en abril de 1920 la Cervecería Unión en San Pedro Sula, que en pocos años fue disuelta y en su defecto se organizó una nueva sociedad denominada Compañía Embotelladora Hondureña.

El 12 de julio de 1935 se constituyó la sociedad anónima Cervecería Hondureña, S.A., quien desde esa fecha representó los intereses de la Compañía Industrial Ceibeña y de Embotelladora Hondureña.

Bajo la supervisión de Pan American División of Coca-Cola Export Corporation, la Compañía Industrial Ceibeña adquirió la franquicia para ser la primera planta en Honduras para embotellar en su inconfundible botella contour Coca Cola el 26 de marzo de 1928.

La bebida empezó a llegar a diferentes zonas del país distribuida en el ferrocarril de la Standard Fruit Company, de igual forma, por la vía del mar, se transportó a las islas de Utila y Roatán y a la costa Atlántica de Nicaragua.

También se producía una amplia gama de bebidas gaseosas (carbonatadas) en 10 diferentes sabores: naranja nébula, limón, cola champaña, mandarina, piña, crema, zarzaparrilla, frambuesa, uva, ginger ale y soda; en presentación de botellas de 6.5 y 12 onzas de vidrio y empacadas en cajas de madera de 24 botellas.

La producción era casi manual y, en los tiempos de la segunda guerra mundial, se tenía que reutilizar las corcholatas.

La Prensa