Productividad y bienestar, desafíos de la fuerza laboral en Honduras

Tras la pandemia, la productividad bajó y el estrés aumentó, afectando la salud mental, física y financiera de los empleados.

El estrés es el principal problema para los trabajadores, seguido de la salud mental (ansiedad, depresión) y la falta de ejercicio.
El estrés es el principal problema para los trabajadores, seguido de la salud mental (ansiedad, depresión) y la falta de ejercicio.

Tegucigalpa, Honduras.

La mayoría de personas pasan casi la mitad de su vida trabajando, indican los estudios sobre mercado laboral, ¿pero todos logran ser productivos y felices en su trabajo? Es una interrogante a la que muchos empleados contestarán que no, por diversas razones. Las cifras indican que en Honduras los empleados enfrentan fuertes desafíos para lograr el bienestar laboral, que es necesario para la productividad y el desarrollo económico. Esto convierte al bienestar laboral en un tema de principal importancia para las empresas, gobiernos y sociedad en general.

Con la llegada de la pandemia del covid-19, los indicadores empeoraron, ya que el Producto Interno Bruto (PIB) cayó en -9.5% y en 208,888 la cantidad de trabajadores asalariados. Esto dio como resultado una productividad de 1.58%, porcentaje inferior en 0.77% a la obtenida de 2019 cuando fue de 2.35%, según el “Informe de mercado laboral y salario mínimo 2020-2021” de la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS).

La menor productividad fue el resultado de los efectos negativos en la salud mental, física y financiera de los empleados.

Analistas del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) explican que en efecto “el bienestar de los empleados ha disminuido de manera significativa al no disponer de recursos producto del cierre parcial de las empresas, pérdida o suspensión de trabajos y, en el mejor de los casos, una menor remuneración por la reducción de salarios”.

Además, los niveles de estrés se han incrementado como producto de tener que cuidar niños y personas mayores trabajando desde casa.

De acuerdo con la “Encuesta de diagnóstico de bienestar 2021”, elaborada por la firma Willis Towers Watson, el 66% de los empleadores en la región latinoamericana piensa que la pandemia de covid-19 ha tenido un impacto negativo en la productividad de los empleados y el 83% en su bienestar (salud física y emocional, relaciones sociales y bienestar financiero), siendo el estrés el principal problema que enfrentan los trabajadores.

El tema financiero ha sido el problema más grave durante los últimos seis años. Según el Cohep, entre los desafíos más importantes está el incremento en los ingresos, ya que cerca del 51.6% de los hogares consideran que sus ingresos disminuyeron y el 80% de las empresas registraron menores ventas en 2020.


¿Qué deben hacer las empresas?


El estudio de Willis Towers destaca que del 2015 a la fecha el interés de las organizaciones en la salud y el bienestar de los empleados y sus familias se ha incrementado en un 32%, al pasar del 43% al 75% en 2020; y será la máxima prioridad para los próximos tres años.

En ese sentido, da una guía de acciones específicas para mejorar el bienestar. En el aspecto físico de los empleados recomiendan ofrecer chequeos médicos, exámenes biométricos y atención virtual.

En el aspecto financiero, aconsejan seminarios web que eduquen sobre diversos problemas que enfrentan los empleados; además, dar asesoramiento financiero, ofrecer tasas de interés negociadas y préstamos de emergencia.

Para realizar el trabajo remoto, el 80% de las empresas encuestadas dijo que están proporcionando equipo ergonómico (asientos ajustables, telefonía de manos libres), videos virtuales de ergonomía y el 33% ofrece subsidios a los empleados para administrar los costos del teletrabajo (acceso a internet, energía y otras facturas).

También acuerdos laborales flexibles para que los empleados puedan gestionar otros compromisos, como el cuidado de niños o familiares enfermos a la vez que realizan su trabajo.

Esto es de suma importancia debido a que actualmente, concluye la encuesta, el presentismo es el mayor problema de la fuerza laboral para las organizaciones (39%); las ausencias no planificadas (35%); y la variedad de roles laborales (27%).

Para César Chirinos, miembro de la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH), las empresas deben cumplir y mejorar sus programas de salud, formación profesional y de incentivos y bonificaciones por logros para motivar a los empleados.

Para la economista Liliana Castillo el problema toral se puede afrontar mediante la creación de empleos dignos o de calidad, para ello es necesario atraer la inversión nacional y extranjera; sin embargo, debido a la desconfianza por parte de los agentes económicos esa inversión no se realiza.

Por su parte, Santiago Herrera, gerente de Política Económica del Cohep, considera que “siempre debemos comenzar por crear las condiciones de seguridad jurídica y ciudadana, mejorar el clima de negocios y favorecer el fortalecimiento de la confianza para promover la inversión, la producción y el empleo decente”.

Solo así se garantizará la protección social para los trabajadores, asegurando los ingresos que requieren sus familias para mejorar sus niveles de vida

La Prensa