El 75% de los cafetaleros de CA viven en pobreza

La iniciativa Procagica busca contribuir con los ingresos de los cafetaleros y enseñar a manejar la roya.

Honduras vendió en los primeros ocho meses de la cosecha 2020-2021, 5.15 millones de quintales a un precio promedio de 148 dólares por quintal.
Honduras vendió en los primeros ocho meses de la cosecha 2020-2021, 5.15 millones de quintales a un precio promedio de 148 dólares por quintal.

San Pedro Sula

Alrededor del 75% de los productores de café en Centroamérica y República Domina son de escasos recursos económicos; de estos, los más pobres se encuentran en las zonas montañosas adonde se hallan las mejores condiciones para el cultivo del grano de alta calidad.

Las últimas estimaciones oficiales demuestran una amplia brecha de pobreza entre el sector urbano y rural en Honduras: el 46% de los residentes urbanos están debajo de la línea de pobreza; entretanto, la cifra en el sector rural asciende a un 82%, nivel mucho más alto que en la mayor parte de los países de la región.

El objetivo del programa es abordar el cambio climático y sus efectos ambientales, a través de la adopción y aplicación de medidas de adaptación, mitigación y reducción del riesgo de desastres ambientales y climáticos en zonas cafetaleras.

Muchos de quienes dependen del café no solo tienen sus necesidades básicas insatisfechas, sino que también son parte de la población vulnerable, lo cual evidencia que existe una mayor incidencia de pobreza en las comunidades cafetaleras que en otras regiones del país.

En busca de mejorar la calidad de vida de las familias productoras y contrarrestar los efectos de la crisis climática surgió el Programa centroamericano para la gestión integral de la roya del café (Procagica), financiado por la Unión Europea y el cual responde a la llamada de los Jefes de Estado y de Gobierno en febrero de 2013.

La iniciativa también es consistente con el mandato del Sistema de Integración Centromericana (Sica) en temas de agricultura, medio ambiente y las políticas de integración.

fr-dyn1-150621(800x600)
Con el programa, los productores han aprendido temáticas como la renovación y el manejo de cafetales, la diversificación productiva y la transferencia de tecnologías y mecanismos de financiamiento.

Con el fin de promover la adopción de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático y la reducción de riesgos ante desastres naturales, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) estará ejecutando el Procagica que centra su apoyo en los esfuerzos regionales y nacionales para el control de plagas como la roya.

Lo anterior para reforzar la capacidad de resiliencia de los caficultores ante la prevención al cambio climático mediante la introducción de prácticas agrícolas sostenibles y la diversificación de los patrones de cultivo.

“El objetivo final del programa es mejorar la capacidad de los productores agrícolas para enfrentar diferentes situaciones, en este caso particular, se comenzó con la roya del café”, refirió Franklin Marín, representante del IICA en Honduras.

El proyecto pondrá especial atención a la identificación de soluciones a la problemática de la caficultura que requieren de la participación articulada y comprometida del nivel público y privado, procurando acciones concretas en las causas.

Por lo que, de acuerdo con Marín, es necesario hacer de forma sistemática y efectiva acciones de manejo integrado de la roya, impulsar el mejoramiento genético del café con resistencia al hongo y buena calidad de taza.

LC cafe 150621(800x600)

Más alcances

El programa regional busca también prevenir, de alguna forma, que los productores abandonen el campo. “Una de las principales razones por las cuales los productores desisten de la agricultura es porque en un momento determinado la agricultura no es rentable”, expuso Marín.

Según el funcionario, son varios motivos que influyen a que en ocasiones el agro no sea rentable: porque los mercados no están correctamente distribuidos o porque los productores que están acostumbrados a cultivar no son competitivos en el mercado internacional.

“Aquí se trata exactamente de trabajar en las dos líneas de proceso. Por eso trabajamos con la denominación de origen y la subasta de cafés especiales, para procurar que el agricultor tenga una mejor participación dentro del mercado del producto; y la otra parte es mejorando las técnicas de cultivo para garantizar la productividad y que la tierra produzca más”, añadió el representante del IICA en Honduras.

De 2017 a 2021, Procagica apoyó a los productores de café de 28 organizaciones (18 cajas rurales, cuatro cooperativas y seis empresas) a través de la elaboración de planes de fertilización, diversificación productiva, prácticas de adaptación al cambio climático, tecnologías para incrementar productividad, fortalecimiento organizacional y otros.

El proyecto benefició a 831 familias de San José, Santa María, Chinacla y Marcala, en La Paz.

Los ingresos por las exportaciones de café hondureño en los primeros ocho meses de la cosecha 2020-2021 crecieron 7.3%

La Prensa