Industria plástica sigue sufriendo la “tormenta perfecta”

El sector atraviesa momentos críticos debido a la escasez de materia prima a nivel internacional y otra serie de factores

El petróleo va al alza, y se prevé que llegue a 75 dólares el barril, lo cual afecta directamente el precio de las resinas y el transporte.
El petróleo va al alza, y se prevé que llegue a 75 dólares el barril, lo cual afecta directamente el precio de las resinas y el transporte.

San Pedro Sula, Honduras.

La industria plástica del continente americano está en riesgo de un paro inminente producto de la escasez de materia prima, según han alertado durante las últimas semanas gremiales y empresarios del sector en toda la región.

Una serie de variables están empujando la crisis del sector, entre ellos, las compras masivas que hizo China de productos y materiales plásticos, la escasez en la producción mundial de contenedores, las heladas en Texas, la caída del dólar, paros en las plantas por mantenimiento y otros.

“Esto pareciese que fuera la tormenta perfecta, porque todos los factores se pusieron en coyuntura negativa, provocando que los precios internacionales se dispararan y los materiales no estén disponibles”, explicó Miguel Mauricio Zelaya, presidente de la Asociación de Fabricantes de Plásticos de Honduras (Afaplash).

La pandemia ha originado un aumento significativo en el uso del plástico, tanto en hospitales como en los hogares, que más allá de pensar sobre su depósito final ha permitido garantizar la bioseguridad, empaque, transporte y distribución de productos alimenticios y medicamentos.

Esta misma demanda generó un incremento en los precios de las resinas, que al compararse los valores de enero de 2021 y los de agosto de 2020 se observa un incremento de 60% y 80%.

Zelaya refirió que el origen de la crisis sin precedentes en la que se encuentra la industria plástica comenzó alrededor de junio del año pasado con las compras masivas de China en el mercado internacional, “y en las que prácticamente agarró todos los productos y materiales plásticos, ya que China, a diferencia de todos nosotros, nunca pararon; Asia se mantuvo funcionando”.

LEA: La certificación de calidad, una puerta a la competitividad

Por otra parte, la pandemia ha obligado a Estados Unidos a mantener activa su economía, por tanto la Reserva Federal ha impreso dólares como nunca antes para dar incentivos económicos a su población. Esta cantidad de circulante, sumado a los cambios de comportamiento en cuanto a seguridad e higiene de los empaques de alimento, ha empujado una alta demanda doméstica de empaques plásticos.

También ha repercutido en la crisis actual que Braskem Idesa, una de las mayores plantas productoras de polietileno que surte México, ha disminuido su operación en un 70% por falta de insumos debido a desacuerdos con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, lo que ha obligado a la industria mexicana a competir por material en EUA, quien ha sido el principal suplidor de toda la región Caribe, Centroamérica y parte de Sudamérica.

Adicional, la actividad comercial mundial sufre por la falta de disponibilidad de contenedores, puesto que la crisis sanitaria ocasionó una reducción en un 60% en la producción global de contenedores. A este problema logístico se añade que la alta actividad económica en Asia está dirigiendo los contenedores hacia esa zona, desabasteciendo a las demás regiones.

Y a esto también se suma que un flete de Asia a América pasó de costar 3,000 dólares a $10,000 (0.20 USD/libra), por lo cual imposibilita que la industria latinoamericana pueda importar resina de Asia o Medio Oriente.

En tanto, las plantas de producción de polietileno y los reactores de etileno deben cumplir paros por mantenimiento programados para asegurar su operación y los mismos no se desarrollaron en 2020 por la pandemia, pero al ser obligatorios por ley comenzaron a hacerse a principios de año, ocasionando que gran cantidad de plantas y reactores estén en mantenimiento.

El presidente de la Afaplash agregó que a todo lo anterior se ha sumado la tormenta invernal Uri en las zonas donde se concentra la mayor capacidad petroquímica de Estados Unidos: Houston, Texas.

“El resultado de todos estos factores ha sido un desabastecimiento de resinas en el mercado internacional y un incremento superior al 100% a la fecha comparado al precio de materias primas plásticas del tercer cuarto del año pasado”, detalló Zelaya.

La industria prevé que la crisis derivará en un paro parcial o total de algunas plantas de empaques plásticos, obligando a hacer ajustes inmediatos.

“Aunque el suministro no está garantizado, estamos haciendo grandes esfuerzos económicos y logísticos para asegurar el suministro para fabricar nuestros productos y atender a nuestros clientes. Haremos todo lo posible para cumplir con las órdenes recibidas y aceptadas a la fecha”, expresó Zelaya.

La Prensa