Sistema de fumado alternativo recibe autorización de la FDA en EEUU

Desarrollado por la empresa Philip Morris, se comercializa bajo la marca IQOS

La FDA autorizó la comercialización del sistema IQOS para su venta en Estados Unidos.
La FDA autorizó la comercialización del sistema IQOS para su venta en Estados Unidos. / Foto: FDA.gov

Nueva York, Estados Unidos

El pasado 7 de julio la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó una designación especial para un sistema alternativo de fumado de tabaco.

Desarrollado por la empresa tabacalera Philip Morris y comercializado bajo la marca IQOS, este sistema fue clasificado como un producto de tabaco de riesgo modificado (en inglés, Modified Risk Tobacco Product o MRTP).

Esta diferenciación supone que se trata de “un producto de tabaco que se vende o distribuye para su uso con el fin de reducir el daño o el riesgo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo asociadas con los productos de tabaco comercializados”, según explican las regulaciones estadounidenses.

A diferencia de los cigarrillos electrónicos, que no usan tabaco para producir un vapor cargado de nicotina, IQOS sí utiliza tabaco, el cual es calentado electrónicamente, pero sin llegar a quemarlo, por lo que no produce humo y, en consecuencia, reduce (pero no elimina) los riesgos a la salud asociados al hábito de fumar.

Mario Masseroli, presidente de Philip Morris para América Latina y Canadá, explica que este producto va dirigido exclusivamente a personas que ya son fumadores como una alternativa menos dañina al cigarrillo tradicional.

Sistema Iqos recortada(800x600)
El sistema de IQOS calienta el tabaco pero sin llegar a quemarlo. Foto: Iqos.com

El ejecutivo aclaró que el sistema IQOS no es una ayuda para dejar de fumar.

La doctora Andrea Constantini, líder de asuntos científicos de Philip Morris para América Latina y Canadá, destacó que el uso del sistema IQOS supone un alivio para los llamados “fumadores pasivos”, aquellos que se encuentran cerca del fumador y terminan inhalando el humo del cigarrillo o de las exhalaciones del propio fumador.

Constantini asegura que IQOS no afecta significativamente la calidad del aire al ser un sistema que no produce humo, si bien reconoce que se puede registrar cierto aumento de los niveles de nicotina en el aire alrededor de la persona que lo utiliza.

Marco legal

La autorización de la FDA permite clasificar la comercialización de IQOS como un producto diferente al cigarrillo convencional, pero esta autorización solo es válida para el mercado de los Estados Unidos.

Su diferenciación como MRTP supone una regulación diferente en lo concerniente a su comercialización y uso, en virtud de su naturaleza como un producto que no produce humo, lo que reduce la emanación de sustancia nocivas o potencialmente nocivas para la salud.

En el caso de Honduras, la Ley Especial para el Control de Tabaco, promulgada en 2010, no hace mención de esta clase de dispositivos.

Esta legislación estipula que entre sus principales objetivos figura el “asegurar el derecho a la salud. Proteger la salud de las personas contra los efectos nocivos del tabaco” (Artículo 3).

De acuerdo con esa ley, sistemas como IQOS caerían dentro de la categoría general de “Productos derivados del tabaco”, la cual comprende productos “preparados totalmente o en parte, utilizando hojas de tabaco (y) destinados a ser fumados, chupados, mascados, inhalados o consumidos por cualquier otra vía de administración, incluyendo los cigarrillos electrónicos” (Artículo 5).

Masseroli cree que el futuro de la industria tabacalera se encuentra en los dispositivos que no producen humo y espera que, a medida que estos se popularicen, desplacen al cigarrillo convencional en la preferencia de los fumadores.

Hay que dejar en claro que, sistemas como IQOS no son ayudas para dejar de fumar y van dirigidos a personas que ya son fumadores y que lo seguirán siendo y si bien esta clase de dispositivos están diseñados para reducir los riesgos asociados al tabaquismo, no los eliminan por completo.

La Prensa