Más noticias

Semana Morazánica, semana responsable

El director ejecutivo de Fundahrse, Roberto Leiva, exhorta a la responsabilidad social individual

Roberto Leiva, director ejecutivo de Fundahrse.
Roberto Leiva, director ejecutivo de Fundahrse.

San Pedro Sula, Honduras.

Estamos a punto de tener la Semana Morazánica en nuestro país, unos días para reposar y reflexionar sobre los alcances y logros que hemos tenido durante este año, un espacio que podemos compartir a lado de nuestras familias y amigos y por qué no, con nosotros mismos.

Una de las cosas que se vienen a mi mente es la capacidad que tenemos de ahorrar. Ahorrar para el futuro, como prevención de cualquier inconveniente.

Ahorrar el consumo excesivo de recursos tan importantes como el agua. Ahorrar tiempo en realizar distintas acciones durante nuestro día.

Cuando hablamos de Responsabilidad Social, las personas piensan rápidamente en la empresarial sin tomar en cuenta que también existe la Responsabilidad Social Individual que es el compromiso que tenemos cada uno con nuestro interior y nuestro mundo exterior.

La conducta ética del individuo para consigo mismo y su entorno que va más allá del cumplimiento legal, le llamamos Responsabilidad Social Individual, y es una conducta que se aprende desde que estamos pequeños, y que se refleja en nuestro quehacer diario, en los diferentes ámbitos en que nos desarrollamos.

Para estas vacaciones podríamos utilizar lugares de hospedaje que tengan políticas ecológicas en su negocio, al igual que los restaurantes y espacios de ocio que podamos disfrutar.

Por ejemplo, algunos hoteles utilizan energía renovable, sistemas de eficiencia energética y reciclaje, artefactos eco amigables, etc.

Para trasladarnos a nuestro lugar de destino, podemos elegir vuelos directos que trabajen por una eficiencia energética, y consuman menos combustible.

Si vamos a un lugar con fauna y flora variada, podemos elegir aquellas que se adhieran a políticas respetuosas con el ambiente, por ejemplo que prioricen la protección de la vida silvestre. Asimismo, los que respeten las diferentes culturas y pueblos indígenas.

Es importante también, tratar de visitar lugares donde la gente local tenga la capacidad de administrar sus recursos naturales, para que lo que consumamos beneficien directamente la economía local y podamos influir en ese cambio positivo.

Por otro lado, hay que reducir el uso de plásticos, en vez de llevar una botella de agua desechable, cargar nuestro vaso térmico o reutilizable, minimicemos la cantidad de bolsas de plástico y envases para llevar. Podemos realizar actividades recreativas que no contaminen ni consuman energía como kayak, senderismo y ciclismo.

En un mundo que cada vez más se degrada, intentemos tomar decisiones informadas, que estén de acuerdo al respeto de nuestro entorno, explorar la naturaleza sin destruirla.