Más noticias

¿Qué es la resiliencia organizacional?

La directora de Desarrollo Institucional y Comunicaciones de Fundahrse define resiliencia como la capacidad de anticiparse, prepararse, responder y adaptarse a los cambios

Claudia Díaz es la directora de Desarrollo Institucional y Comunicaciones de Fundahrse.
Claudia Díaz es la directora de Desarrollo Institucional y Comunicaciones de Fundahrse.

San Pedro Sula, Honduras.

¿Qué es la resiliencia organizacional? El concepto de resiliencia no es nuevo. Si interpretamos la definición de la resiliencia como la capacidad de absorber y adaptarse en un entorno cambiante.

Nos damos cuenta de que la madre naturaleza ha aplicado con éxito este principio desde hace bastante tiempo. Como tal, es bastante razonable adoptar este enfoque también para las empresas.

La resiliencia organizacional es la capacidad de una organización para anticiparse, prepararse, responder y adaptarse a los cambios cada vez mayores y a las interrupciones repentinas con el fin de sobrevivir y prosperar.

Pero que debemos hacer internamente en nuestras empresas para desarrollar esta cultura:

• Los comportamientos de todos los miembros de una empresa tienen que contribuir a la resiliencia y cualquier comportamiento pasivo o contraproducente deben ser evitados, esto incluye también una buena gestión y colaboración con nuestros colaboradores y un buen gobierno corporativo.

• Diversidad de las habilidades es muy importante, ya que las nuevas amenazas, los desafíos y las oportunidades pueden proceder de diferentes áreas dentro de la empresa.

• La empresa debe tener claridad del contexto interno y externo que la rodea. Esto es muy importante para contribuir a la resiliencia, no sólo como parte de la gestión de los riesgos, sino también la identificación de oportunidades.

A lo externo se encuentra las regulaciones que nos aplican, las expectativas de nuestras partes interesadas externas, el entorno ambiental, el cambio climático y los fenómenos naturales, la ubicación de nuestras empresa, la situación sociopolítica y etcétera.

Y a lo interno las expectativas de nuestros colaboradores, el impacto social y ambiental de nuestra operación incluyendo la gestión para mitigar ese impacto, nuestro estado financiero, nuestra respuesta en prevención de riesgos y desastres, entre otros.

Suena complicado, pero es difícil imaginar una empresa que no se beneficie de la aplicación de un enfoque estructurado para la resiliencia.

Va más allá de la gestión de riesgos con respecto a una visión más holística del éxito y la salud empresarial.

La resiliencia organizacional es un imperativo estratégico para que una organización prospere en el mundo dinámico e interconectado de hoy.

No es un ejercicio aislado, sino que se logra con el tiempo y a largo plazo.

Dominar la resiliencia organizacional requiere la adopción de hábitos excelentes y las mejores prácticas para la mejora del negocio a través de la creación de competencia y capacidad en todos los aspectos de una organización.

Esto permite a los líderes asumir riesgos que han sido sopesados con confianza, aprovechando al máximo las oportunidades que se presentan.

En resumen, los tres elementos fundamentales que debe tener una empresa resiliente son: Excelencia en productos y servicios, calidad de proceso y gestión del impacto y del riesgo, cultura de nuestra gente.

En conclusión una organización resiliente es aquella que no solo sobrevive a largo plazo, sino que también florece, superando la prueba del tiempo, siendo sostenible de manera exitosa.

Claudia Díaz es la directora de Desarrollo Institucional y Comunicaciones de Fundahrse.