Más noticias

Los efectos del bajo precio del café

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura llama a gobierno y sector privado a buscar soluciones en conjunto. Precio baja a los $90 por quintal.

Más de 120,000 familias dependen del café en Honduras, las que están viviendo una crisis económica a raíz de los bajos precios.
Más de 120,000 familias dependen del café en Honduras, las que están viviendo una crisis económica a raíz de los bajos precios.

Tegucigalpa, Honduras

El precio del café ha caído a niveles insoportables para todo el sector cafetalero a nivel nacional e internacional.

La depresión de precios impacta en más de 80 países productores de café en el mundo, en mayor medida en cerca de 25 millones de familias dedicadas a la caficultura y que hoy no pueden cubrir ni los costos de producir. Tampoco pueden hacerle frente a las deudas, sostener los niveles de empleo, ni atender el cultivo con las inversiones mínimas de manejo agrícola, lo cual provocaría que se incrementen las plagas y bajen los niveles de productividad.

El director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Manuel Otero, manifestó ayer su preocupación y alertó sobre estas consecuencias económicas, sociales y productivas para los países donde el café es un producto principal.

En 2018 el precio promedio de una libra de café Arábica (el de mayor calidad) fue de 1.01 dólares, frente a menos de 0.95 dólares en abril de este año, cuando alcanzó el promedio mensual más bajo desde julio de 2006.

“Se trata de un escenario en el que ninguna actividad agrícola es rentable y por lo tanto no permite asegurar la producción sostenible de café. Provoca un mayor endeudamiento de productores y genera un alto flujo de migrantes desde las zonas rurales hacia los centros urbanos y hacia otros países en búsqueda de mejores oportunidades”, afirmó Otero.

En ese sentido, llamó a la cadena agroindustrial del café, al sector privado y a los gobiernos a comprometerse en la búsqueda de soluciones rápidas y de largo plazo. “La crisis de precios es apremiante y está fuera del control de los productores”, enfatizó.

Las propuestas de IICA

1. El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Sistema de Integración Centroamericana (Sica) lideran la elaboración y puesta en marcha de un plan estratégico para contribuir en la reactivación y reposicionamiento de la caficultura en Centroamérica y el Caribe.

2. Se requiere de la activación de mecanismos que garanticen un mayor ingreso para los productores y se acompañe de alternativas de diversificación productiva responsables, que contribuyan a mitigar los impactos de los precios del café, generen ingresos y mejoren la seguridad alimentaria.


Los ingresos
El café representa más de un tercio de las exportaciones de Colombia y Honduras (tercero y quinto productor), por lo que el descenso del precio ha tenido gran impacto en el empleo y los ingresos, impulsando las migraciones. A la fecha, las exportaciones de Honduras suman 5.4 millones de quintales, reflejando una caída de 6% en cantidad de quintales.

En divisas el café ha dejado 590 millones de dólares, 21 millones que lo reportado a la misma fecha del año anterior.

Las proyecciones de los exportadores es que este año cafetalero 2018/2019 los envíos caerán a menos de 9 millones de quintales, cerca de 500,000 quintales menos que el año anterior.