Más noticias

ODS: Puntos importantes para avanzar en Latinoamérica

“Los países de la región han demostrado un compromiso extraordinario con el desarrollo sostenible en el proceso de adaptación de la Agenda 2030”, señala Roberto Leiva, director ejecutivo de Fundahrse

J. Roberto Leiva, director ejecutivo de Fundahrse
J. Roberto Leiva, director ejecutivo de Fundahrse

San Pedro Sula, Honduras.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son un plan de acción que establece 17 prioridades para mejorar la desigualdad, pobreza, medio ambiente y educación, es decir, es una hoja de ruta para hacerle frente a los grandes retos que enfrenta la humanidad para el año 2030.

Un actor importante del cumplimiento de estos objetivos es la empresa privada, que a través de sus planes de responsabilidad social puede efectuar actividades alineadas con los ODS y acercarse más a la reducción de la pobreza, a una mayor conciencia sobre la igualdad de género, al fortalecimiento de la educación, la salud y el bienestar, y así otros temas de importancia para todos.

No es justo que la biodiversidad y medios de vida se agoten, mucho menos que aparezcan conflictos nuevos; debemos aprovechar conjuntamente el poder de la economía digital y la tecnología por sus resultados gratificantes en la sociedad y en los diferentes sectores productivos.

Si bien es cierto, la desaceleración económica no le ha ayudado a América Latina, los países de la región han demostrado un compromiso extraordinario con el desarrollo sostenible en el proceso de adaptación de la Agenda 2030 a cada contexto, pero urge tomar medidas estrictas para evitar quedarnos atrás con respecto a los países industrializados.

Es tiempo de demostrar y liderar el camino para hacer de esta visión sostenible una realidad, y estamos claros de que negocios tradicionales ya no funcionarán, puesto que el Estado, el sector privado, la sociedad civil tienen roles que desempeñar, a nivel individual como también a nivel de equipo, con alianzas y compromisos nacionales, regionales y mundiales.

Otro de los puntos que debemos mencionar es que la poca inversión debe abordarse a través de acciones para reducir las brechas de infraestructura y energía, adoptando patrones de producción y consumo más limpios y amigables con el ambiente.

Probablemente tengamos que revisar y mejorar los acuerdos institucionales públicos y privados de nuestra organización.

El desarrollo urbano es clave para lograr la innovación en diferentes áreas como el transporte público y la gestión del tráfico, los residuos sólidos y el tratamiento de aguas residuales y el bajo consumo energético.

También la tecnología es otro campo clave donde podemos ofrecer posibilidades para transformar la información privada, la toma de decisiones con mayor precisión; es decir, con miras a monitorear el logro de los ODS.

Finalmente, el Estado, las empresas y la academia deben repensar el desarrollo de capacidades para satisfacer las nuevas demandas de la educación, ya que muchos empleos en el futuro mundo laboral ya no existirán.

Y para cerrar la brecha más importante, la de la integración intraregional, se debería construir cadenas de valor regionales que permitan un significativo progreso de trabajo en conjunto.

Por consiguiente, encontrar una forma de control de las acciones ilícitas y la aplicación de normas fiscales, sociales y ambientales comunes para atraer la inversión extranjera.

J. Roberto Leiva
Director ejecutivo de la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial (Fundahrse).