Más noticias

Inversión privada, clave para reducir pobreza

El presidente del Banco Mundial dijo que el costo de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible es de billones de dólares y la asistencia para el desarrollo es de miles de millones.

La inversión privada es clave para la generación de más fuentes de empleo.
La inversión privada es clave para la generación de más fuentes de empleo.

Tegucigalpa, Honduras.

El Grupo de los 20 o G20, el que integran países industrializados y emergentes, presentó el “Informe sintético sobre financiamiento sostenible del G20”, en el Foro de Inversores realizado el mes anterior en Buenos Aires, Argentina.

“El capital privado en muchos casos es una fuente importante de financiamiento sostenible. Las finanzas públicas por sí solas podrían no ser suficientes para satisfacer la demanda de financiamiento sostenible a medida que la economía global crece e impone cargas crecientes sobre nuestros recursos y ecosistemas. Movilizar la inversión privada en áreas como infraestructura sostenible, tecnologías sostenibles e innovaciones en el modelo de negocios, entre otros, puede resultar en sustanciales beneficios ambientales, sociales y económicos”, concluyen en el informe.

Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, dijo que “la ayuda por sí sola no nos permitirá alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el costo es de billones, pero la asistencia para el desarrollo es de miles de millones. No hay forma de erradicar la pobreza sin la inversión del sector privado”. El evento reunió a inversores con más de 20 billones de dólares en activos, así como partes interesadas y representantes de gobiernos del G20. El objetivo del foro fue identificar pasos tendientes a impulsar inversiones sostenibles y a largo plazo del sector privado que enfrenten los desafíos del desarrollo y promuevan el crecimiento económico en aquellas partes del mundo que más lo necesitan.

Desafíos

Fiona Reynolds, presidenta de Principios de las Naciones Unidas para la Inversión Responsable (UN PRI, por sus siglas en inglés), abordó el tema “Obligación fiduciaria”, en el hizo un llamado a reguladores nacionales e internacionales y a supervisores del sector bancario, de seguros, valores financieros y pensiones a trabajar junto al sector privado para determinar que la obligación fiduciaria requiere la incorporación de factores relevantes en materia ambiental, social y de gobernanza dentro del proceso de inversión.

Sarah Williamson, de Centrar el capital para el largo plazo, dirigió una discusión sobre la reorientación de incentivos a lo largo de la cadena de inversión para fomentar una visión de largo plazo. La recomendación del grupo fue la de abordar los obstáculos normativos y de generación de informes que puedan limitar el avance de las inversiones a largo plazo y sostenibles. Una sugerencia concreta fue la de ajustar los requisitos de capital a los perfiles reales de riesgo de activos. La Corporación Financiera Internacional (IFC) abordó los “Principios operativos para la gestión de impacto”, llamando a un diálogo abierto entre gestores de activos, propietarios de activos, instituciones de financiamiento para el desarrollo y formuladores de políticas para adoptar los principios.