Más noticias

Los millennials: ¿trabajar o estudiar?

La nueva generación de trabajadores en América Latina muestra rezagos en sus habilidades cognitivas y técnicas. Son optimistas de que se insertarán en el mercado laboral.

El estudio del BID contó con la participación de 15,000 jóvenes de nueve países, en edades de 15 a 24 años.<br/>
El estudio del BID contó con la participación de 15,000 jóvenes de nueve países, en edades de 15 a 24 años.

Tegucigalpa, Honduras

Los jóvenes de América Latina y el Caribe tienen un gran potencial que, si no se acompaña de las políticas correctas, puede acabar desaprovechándose.

Esa es una de las conclusiones del estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) denominado “Millennials en América Latina y el Caribe: ¿trabajar o estudiar?” Agrega que los integrantes de esta nueva generación muestran rezagos en sus habilidades cognitivas y técnicas: alrededor de un 40% de los jóvenes no es capaz de realizar correctamente cálculos matemáticos muy sencillos y menos de la cuarta parte declara hablar inglés con fluidez.

Por el contrario, exhiben niveles altos en sus habilidades socioemocionales, como la perseverancia o la autoestima, que cada vez son más valoradas en el mercado laboral. Millennials en América Latina y el Caribe: ¿trabajar o estudiar? se acerca a los jóvenes para conocer mejor sus enigmas y las razones que hay detrás de sus decisiones cuando se separa el camino entre la escuela y el trabajo.

Este libro, que es el resultado de un proyecto de investigación que se extendió por más de cuatro años y en el que participaron más de 15,000 millennials de nueve países (Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Haití, México, Paraguay, Perú y Uruguay), destaca que los jóvenes son, en general, optimistas sobre su futuro y tienen grandes aspiraciones: por ejemplo, aunque la cobertura actual de la educación superior en la región se ubica, en promedio, en torno al 40%, una amplia mayoría de los jóvenes encuestados (el 85%) aspira a completar ese nivel educativo.

Según la publicación, el 41% de los jóvenes de la región se dedica solamente a estudiar o capacitarse, el 21% trabaja, un 17% realiza ambas actividades y el 21% restante pertenece al grupo de los ninis, es decir, aquellos que ni estudian ni trabajan. El libro señala que la mayoría de los ninis sí realiza actividades productivas: el 64% se dedica a labores de cuidado de familiares (principalmente mujeres), casi un tercio está buscando trabajo y prácticamente todos realizan labores domésticas o prestan ayuda en los negocios de sus familias.

LOS HALLAZGOS MÁS IMPORTANTES DEL NUEVO ESTUDIO DEL BID

1. Para que la región alcance un desarrollo sostenible, se requieren economías más inclusivas y de un esfuerzo decidido para elevar el capital humano. Para ello hay que brindar oportunidades a los jóvenes; no solo es bueno para sus propias perspectivas, también lo es para el desarrollo económico y cohesión social.

2. Los jóvenes no cuentan con suficiente información sobre la remuneración que pueden alcanzar por cada nivel de educación, lo que podría llevarlos a tomar decisiones equivocadas sobre su inversión en ella. No obstante, los jóvenes son optimistas de insertarse en el mercado laboral.

3. La combinación de altas habilidades tecnológicas y socioemocionales indudablemente genera esperanza de cómo los jóvenes enfrentarán los nuevos retos del mercado laboral. Es clave reconocer que estas habilidades podrían ser insuficientes para encontrar un empleo.