BID revela deficiencias de Honduras en ciberseguridad

El organismo sostiene que la gestión de tecnologías es descoordinada y subrogada.

Primera radiografía profunda sobre creciente amenaza.
Primera radiografía profunda sobre creciente amenaza.

San Pedro Sula, Honduras.

Honduras tiene capacidad limitada para enfrentar las amenazas a su seguridad cibernética, asegura el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en su informe reciente Ciberseguridad ¿Estamos preparados en América Latina y el Caribe?

La publicación destaca la vulnerabilidad de la región latinoamericana, considerando que cuatro de cada cinco países no cuentan con estrategias de ciberseguridad o planes de protección de infraestructura crítica. La investigación analiza la situación de 32 países basado en 49 indicadores. Hasta ahora, es la primera radiografía profunda del nivel de preparación de América Latina y el Caribe ante la creciente amenaza del cibercrimen.

“La gestión de tecnologías de seguridad es descoordinada y a menudo se subcontrata con terceros y no existe una política en marcha para la divulgación de las violaciones a la seguridad”, destaca el informe elaborado por un equipo técnico del BID y la OEA sobre las medidas que ha adoptado el Gobierno ante amenazas.

La banca

Según el estudio, la Dirección Nacional de Información Criminal de la Policía Nacional es la única entidad responsable de investigar los delitos cibernéticos. No obstante, carece de un laboratorio forense digital o estadísticas sobre delincuencia cibernética. Como contraparte, el sector privado avanza a mejor ritmo que las instituciones gubernamentales. De acuerdo con los comentarios del reporte, gracias al apoyo del Gobierno, algunas organizaciones privadas del sector financiero en Honduras “han establecido políticas de alto nivel y pautas de seguridad cibernética”.

A nivel de Latinoamérica, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Uruguay y Trinidad y Tobago están en un nivel intermedio de madurez, pero lejos de naciones como Estados Unidos, Israel, Estonia y la República de Corea.

Esta situación atrasa a Latinoamérica en la incorporación de la revolución digital, tomando en cuenta que la región es la cuarta en el mundo en mercado móvil y la compras electrónicas crecen.

La Prensa