“Tendremos una Cámara activa para guiar la inversión”

El aspirante a la presidencia de la CCIC ve potencial en las mipymes que se dedican al servicio y tecnología.

Jorge Alberto Faraj, aspirante a la presidencia de la CCIC.
Jorge Alberto Faraj, aspirante a la presidencia de la CCIC.

San Pedro Sula, Honduras.

La zona norte sigue siendo el sector pujante de la economía nacional y lo seguirá siendo si la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) se transforma en la plataforma de apoyo a las mipymes, sostiene el empresario Jorge Alberto Faraj.

El aspirante a la presidencia de la CCIC asegura que junto con su equipo de trabajo guiará y facilitará el flujo de nuevas inversiones y la creación de empleo.

¿Cómo resume su plan de trabajo para la presidencia de la CCIC?

Mi compromiso es con los socios de la CCIC y con el desarrollo del país.

Otro mensaje que quiero dejar claro es la incorporación de las mipymes y emprendedores jóvenes que necesiten apoyo.

El tercer mensaje, y considero que ha sido un éxito a nivel de mi propia experiencia, es que manejo una política de puertas abiertas. Quien me viene a buscar, es atendido. Al tener esa clase de apertura con los socios de la Cámara, las soluciones se encontrarán.

¿Cuáles son los problemas a los que se enfrentan las mipymes?

Cuando se ven los problemas de los socios, descubrimos que son sencillos, pues cuando se maneja una directiva como la que tenemos, con la experiencia de cada uno de ellos, los problemas de los mipymes son sumamente sencillos de resolver. Sé que los emprendedores piden mucho apoyo financiero, y ahí trataremos de buscar apoyo de embajadas o el sector bancario nacional.

Con las capacitaciones traeremos instructores de buen nivel porque creo que esa es la queja más grande de parte de los mipymes.

¿A qué se deberán los elevados índices de cierre de mipymes?

Me he reunido con grupos y líderes de las mipymes. Ellos buscan la oportunidad y un espacio para mostrar sus productos. Uno de los problemas más grandes es la inseguridad del país. Todos merecen una oportunidad, por eso es necesario fortalecer el diálogo entre la empresa privada y el Gobierno en el cual podamos buscar leyes que favorezcan la inversión y generar empleos.

A su criterio, ¿cuál es el sector con mayor potencial entre las mipymes?

Veo potencial en los servicios y la tecnología. Conozco historias de emprendedores que sostienen a sus familias con sus pequeños negocios. Ellos deberían ser socios de la CCIC para sacar ideas y ampliar sus productos y servicios. Solo es de saber buscar dónde ubicarse y en qué sector emprender para tener éxito. Las oportunidades están dadas, desde una empresa de limpieza o seguridad, entre otros, pero la CCIC debe ser un facilitador de esas oportunidades.

¿Considera que la zona norte sigue siendo el sector pujante de la economía hondureña?

Sigue siéndolo, y vamos a mejorar porque tendremos una Cámara de Comercio muy activa y con mucha creatividad para guiar al pequeño empresario y motivarlos para seguir invirtiendo. Reitero, como presidente de la CCIC daré el ejemplo invirtiendo más en este país.

¿Cómo hizo la selección para los integrantes de su planilla?

Tenemos el segmento de los nuevos emprendedores y a los empresarios que ya han tenido éxito. Entonces hay que juntar esas dos energías: la energía joven que quiere triunfar y salir adelante con éxito en la vida y los empresarios que ya tienen la experiencia.

El mensaje que mandamos con esta planilla es que la mezcla entre la juventud y la experiencia harán de mi equipo un gran logro.

¿Hay un tema en particular que la empresa privada y el Gobierno deban discutir pronto?

Hay varios temas, uno de ellos es el borrador del Código Tributario. Se debe concertar a fin de que sea una ley con reglas claras, que genere inversión y facilite la masiva creación de empleo.

¿Qué opinión tiene respecto al ritmo de devaluación del lempira?

El presupuesto para 2016 ya incluye un 5% de devaluación. Honduras ha tenido mucha suerte porque el barril de petróleo en Nueva York está a $27, lo que hace que el país requiera de menos divisas.

Ese 5% debería ajustarse a una tasa más baja porque la devaluación siempre impacta al índice de precios al consumidor (IPC). El Gobierno tiene las condiciones a su favor: el petróleo y los ‘commodities’ en el mercado.

La Prensa