Inflación en el istmo cerró 2015 debajo de previsiones

Honduras tuvo la tercera inflación más alta de la región, según el Consejo Monetario Centroamericano

Hondureños efectuando sus compras en un mercado de Tegucigalpa.
Hondureños efectuando sus compras en un mercado de Tegucigalpa.

Tegucigalpa, Honduras

Centroamérica cerró 2015 con tasas de inflación menores que las metas programadas por los bancos centrales de cada país.

Sin embargo, de los cinco países de la región, Guatemala y Nicaragua destacan con las tasas más elevadas, según un informe del Consejo Monetario Centroamericano (CMC).

El índice de precios al consumidor (IPC) de Guatemala fue de 3.07%, el más elevado de CA, resultó por debajo de la meta estimada de 4%.

La segunda posición le corresponde a Nicaragua con 3.05%, inferior que la meta de 4.5%.

Honduras ocupa el tercer lugar con 2.36%, menor que la meta revisada de 4.75%, que inicialmente se programó de 5.5%.

Las autoridades del Banco Central de Honduras (BCH) revisaron en abril de 2015 la meta de inflación después de pronosticar que los derivados del petróleo experimentarían una fuerte rebaja en el mercado internacional.

La cuarta posición le corresponde a El Salvador con 1.01%, país que no establece meta de inflación porque su economía está dolarizada.

Una de las novedades durante 2015 fue que Costa Rica registró una deflación al cerrar con -0.81%, por debajo de la meta anual de 4%.

De acuerdo con el CMC, las cifras de inflación de los países centroamericanos correspondientes a 2014 fueron los siguientes: Costa Rica con 5.13%, El Salvador con 0.48%, Honduras con 5.82%, Nicaragua con 6.43% y Guatemala con 2.95%.

Los países que redujeron sus índices inflacionarios el año pasado respecto a 2014 fueron Costa Rica, Honduras y Nicaragua, mientras que El Salvador y Guatemala reportaron incrementos.

Ganadores. En el caso de Centroamérica y el Caribe, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que en países como Jamaica y Honduras, los precios bajos del petróleo podrían traducirse en un incremento del 7% del PIB dada la reducción de costos de producción en sus industrias agrícolas y manufactureras que usan combustibles.

La Prensa