Más noticias

“No importa de qué país seas, si sabes trabajar bien”

El emprendedor hondureño radicado en España explica cómo ha logrado posicionar su empresa digital.

Ángel Castillo, creador del portal en línea Cluvin.
Ángel Castillo, creador del portal en línea Cluvin.

San Pedro Sula, Honduras.

La mejor carta de presentación de una empresa nueva en el mercado es saber trabajar bien, asegura el emprendedor hondureño Ángel Castillo, creador del portal en línea Cluvin, en una entrevista otorgada a Diario LA PRENSA.

El programador comparte sobre los procesos de expansión de su compañía en San Pedro Sula para finales de septiembre, así como sus experiencias de ser un extranjero en España.

¿Cuándo comenzó su proyecto digital Cluvin?

Fue el año pasado, más o menos por esta fecha. En junio de 2014 decidí dejar mi trabajo porque antes laboraba para una empresa en la que desarrollaba aplicaciones web y me animé a liderar un emprendimiento con mis propias ideas y hasta ahora las cosas comienzan a dar frutos.

Los primeros meses es muy difícil porque tienes que darte a conocer, pero ya una vez que la gente sabe quién sos, la cosa va cogiendo un poco de viento.

¿Cuáles son las áreas en las que se ha especializado el portal Cluvin?

Somos un startup que crea experiencias digitales. Es decir, trabajamos en el diseño de páginas web, desarrollo de aplicaciones, diseño gráfico, hacemos marketing digital y todo lo que tenga que ver con sistemas de seguridad en dispositivos móviles o computadoras normales.

Nos enfocamos en el marketing digital.

¿Cuál es la experiencia de un hondureño en España al emprender este tipo de proyectos?

Es muy difícil porque, por ejemplo, este es un país donde tienes que estar siempre al día. Hay muchas personas preparadas y para competir con el mercado tienes que estar haciendo cursos, másteres y certificaciones con Google porque si controlas esta herramienta cada seis u ocho meses, pues tienes que hacer un examen en el que se te certifica que el usuario sabe lo que está haciendo. Una vez que las personas empiezan a conocerlo a uno y se dan cuenta de que una empresa sabe trabajar, pues no les importa si eres de Honduras o de cualquier otra parte. Todo es cuestión de demostrar lo que realmente vales.

¿Cuál fue el proyecto o asignación con la que se dio cuenta de que Cluvin estaba siendo reconocida?

Ahora mismo tenemos varios clientes. Por ejemplo le hemos desarrollado una tienda en línea a una marca de bikinis de una diseñadora italiana y desarrollamos todo el branding (mercadotecnia) para una marca de joyas que próximamente estará disponible. Hemos hecho trabajos para restaurantes, franquicias de hamburgueserías, discotecas, pero los más importantes que hemos hecho hasta ahora son para la marca de trajes de baño y joyas porque son más internacionales.

¿Qué los caracteriza a ustedes ante la competencia en España?

Como ahora mismo Europa está muy enfocado en el mundo digital, hay muchísima gente emprendiendo o haciendo proyectos meramente en línea. Nos diferenciamos de ellos porque hacemos productos a medida. No somos la típica empresa que te va a hacer páginas con un diseño parecido, sino que primero estudiamos la marca para sacar al final un producto que se identifique con la marca. Algo hecho a la medida de las marcas.

¿Cómo va el proceso de expansión de una oficina de Cluvin en Honduras?

Prevemos que para finales de septiembre ya comenzaremos a hacer una campaña fuerte en San Pedro Sula, ofreciendo nuestros servicios y la idea es llevar un enfoque diferente a los negocios que están en Honduras, darles una forma nueva de hacer publicidad. Como las cosas van cambiando rápidamente, cualquier negocio puede hacer una campaña en Facebook enfocada en su barrio.

Nuestra intención es llevar la tecnología y todo el conocimiento que hemos podido aprender acá para servicio dar a nuestra gente.

¿Cuántos años tiene de vivir en España?

Tengo cinco años de vivir acá, pero desde que vivía en Honduras ya hacía páginas web y diseños. Una vez que llego a España comienzo a trabajar en una empresa donde desarrollábamos aplicaciones web y ahí vi cómo funciona Internet. Pensé que eso era lo que estaba buscando porque realmente la tecnología se vive acá, pues todos los procesos están con sistemas automatizados que combinan la informática y una visión tecnológica. Lo que aprendemos en Honduras son cosas muy básicas y al llegar acá tuve que aprender todo de nuevo, como distintos lenguajes de programación nuevos, y actualizarme completamente, haciendo cursos, leyendo y aprendiendo todo lo necesario.