Dos millones de hondureños sufren por extrema sequía

El impacto es catalogado de severo en 81 municipios, donde más de 83,229 familias resultan afectadas.

San Pedro Sula, Honduras.

Dos millones de personas que viven en el llamado corredor seco de Centroamérica enfrentan una prolongada sequía que amenaza con convertirse en una crisis humanitaria y de seguridad alimentaria de grandes proporciones.

La propia oficina regional de Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha), con sede en Panamá, expresó la preocupación por la situación y alertó de esos riesgos.

Gianni Morelli, asesor regional de Ocha, indicó que miles de cabezas de ganado han muerto y que ha habido una pérdida de hasta el 75% de la cosecha de maíz y frijol, productos básicos para la alimentación hondureña.

La situación, según los expertos, es más compleja en Honduras, Guatemala y El Salvador, y de menor gravedad en Nicaragua.

“La población afectada está empezando a vender los medios de producción de los cuales dependen sus vidas: el ganado e insumos agrícolas. Esto nos preocupa bastante porque aumenta el nivel de vulnerabilidad en esas familias”, detalló Morelli.

Para contrarrestar el impacto de la sequía, Ocha indicó que se requieren más de $30 millones para ayudar a Honduras y Guatemala, los más abatidos por la sequía.

Se toman medidas

Son 146 municipios concentrados en 12 departamentos los que viven la crisis; hay preocupación en las familias porque en muchos lugares escasean los alimentos.

“Las familias más vulnerables en la actualidad tienen una baja capacidad de respuesta y de garantizar su supervivencia. Durante las evaluaciones hemos podido observar una disminución en el número de comidas y el acceso al agua, y en otros casos hemos visto familias obligadas a vender sus pertenencias y ganado para obtener alimentos. Estas familias están emigrando a otras áreas en un intento de escapar de los efectos de la sequía”, explicó Óscar Fernández, coordinador de Gestión de Riesgo, de la Cruz Roja en Honduras.

Ante la situación precaria que se vive, Ocha ha recurrido al Fondo Central para Emergencias de Naciones Unidas (Cerf) para ayudar a los países afectados en Centroamérica, así como al Comité Técnico Interinstitucional para la Gestión del Riesgo de Sequía, que ha emprendido acciones debido al irregular comportamiento de las lluvias y la baja precipitación pluvial que se ha dado durante este año.

El Gobierno de Honduras emitió la semana pasada el Decreto Ejecutivo PCM-036-2015, donde declaró emergencia por sequía en los municipios del corredor seco y aprobó L100 millones para ejecutar un programa de asistencia alimentaria para las familias donde participan el G-16 y las agencias de cooperación internacional.

La Prensa