Interventores iniciarán acciones contra los que hurtan energía

Los interventores de la Enee informaron los argumentos legales para aplicar multas y penas de hasta 15 años de prisión.

Las cuadrillas de la Enee-EEH inician inspecciones casa a casa.
Las cuadrillas de la Enee-EEH inician inspecciones casa a casa.

Tegucigalpa

Los interventores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) advirtieron que tienen los argumentos legales para iniciar las acciones en contra de los que están hurtando energía.

Lo anterior fue anunciado como parte de las medidas adoptadas por la intervención del contrato que manejaba la Empresa Energía Honduras (EEH).

Los interventores informaron que trabajarán en conjunto con los ejecutivos y personal de EEH para reducir las millonarias pérdidas, comenzando con el hurto o robo de energía.

Las penas y multas por la defraudación de energía están amparadas en el Código Penal y en la Ley General de la Industria Eléctrica (LGIE), así como los demás reglamentos del servicio de distribución, informaron mediante un comunicado.

Advirtieron que de acuerdo con el Código Penal se establecen penas de 10 a 15 años de prisión a quienes alteren las condiciones mínimas de seguridad en el funcionamiento de plantas de producción o distribución de energías y pongan en peligro grave la vida de personas.

También la Enee tiene derecho a suspender el servicio y cobrar la energía no pagada a los abonados que hayan manipulado los medidores o que tengan conexiones irregulares,

DATO
Para reducir pérdidas, se contrató a EEH, pero en cinco años no alcanzó todas las metas, dejando en peores condiciones la estatal.

Asimismo, informaron que están autorizados por ley a cortar la energía a todos los usuarios que sean encontrados robando el servicio.

Para las inspecciones, las cuadrillas de EEH y Enee serán acompañadas por las Fuerza Nacional Antihurto (FNA).

En el comunicado también solicitaron a la población que denuncien a quienes están consumiendo energía sin pagar. La Enee pierde más de 32% de la energía que distribuye a los abonados, lo que al año representa una pérdida de casi 10,000 millones de lempiras.

La Prensa