Solo dos de cada 10 hondureños tiene seguro de salud y previsión

Centroamérica se ha convertido en la subregión más impactada por la pandemia a nivel socioeconómico. Cobertura de salud pública e IVM debe ser prioridad, dice experto.

A causa de la pandemia creció la informalidad.
A causa de la pandemia creció la informalidad.

SAN PEDRO SULA

Centroamérica y República Dominicana es la subregión del continente americano más impactada a nivel económico y social por la pandemia del covid-19, y una muestra de ello es que a causa de la crisis sanitaria el desempleo prácticamente se duplicó.

La OIT y Cepal señalan que la informalidad laboral ha sido la principal forma de inserción al mercado de trabajo, alcanzando entre 70% y 85% en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, y entre 50% y 57% en Costa Rica y República Dominicana.

“Muchas veces creemos que los informales son solo los vendedores ambulantes, los que están en la calle vendiendo caramelos, artesanías o cualquier cosa, pero no, la informalidad son todos aquellos trabajadores que van a un centro de trabajo y con horario establecido, pero que sus patronos no los inscriben en el sistema de seguros y de pensiones”, explicó Jorge Coronado, directivo de la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latindadd).

El especialista costarricense expuso durante un foro virtual desarrollado por el Encuentro Sindical Nuestra América (ESNA) para analizar el impacto de la crisis a causa del coronavirus en Centroamérica y el Caribe.

“A ese escenario de informalidad algo que complica mucho es que literalmente la protección social a nuestra clase trabajadora no existe en la subregión. Primero que todo, tenemos bajísimos niveles de inversión en salud pública”, dijo Coronado.

Conforme a cifras de la OPS, solo el 25% de la población centroamericana está cubierta por seguro médico, y solo entre el 15% y 20% tiene acceso a un sistema de previsión social.

“Esto es el ciclo de reproducción de la pobreza, porque cuando la gente llega a edad adulta de pensionarse tiene que seguir trabajando o su núcleo familiar tiene que hacerse cargo”, reflexionó el expositor costarricense.

En Honduras, la cobertura de seguro de salud alcanza al 20% de la población total y el régimen de invalidez, vejez y muerte a un 20% de la población económicamente activa (PEA).

“Este tema de protección social, tanto en seguros, como pensiones, debe ser una prioridad, porque si no vamos a mantener una situación de absoluta desigualdad en materia de acceso”, agregó Coronado.

El analista consideró que la universalización de los servicios de salud pública y sistemas de protección social son una demanda fundamental de sobrevivencia.

Las estrategias para una recuperación inclusiva basadas en el fortalecimiento de la seguridad social deben incluir la cobertura para los trabajadores sea cual sea la modalidad de empleo.

La Prensa