Finanzas de la Enee son el talón de Aquiles del Gobierno ante el FMI

La estatal de energía debía 62,487.9 millones de lempiras a enero 2021.

Empleados de la Enee en labores de mantenimiento de una subestación de distribución.
Empleados de la Enee en labores de mantenimiento de una subestación de distribución.

Tegucigalpa, Honduras.

El Gobierno de Honduras no ha podido cumplir el compromiso con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de sanear las finanzas de la Enee.

La cuarta revisión del acuerdo “stand by”, que finalizó el jueves anterior, evidenció los pocos avances de la Enee y de las reformas del sector eléctrico.

En 2019, el Fondo Monetario aplaudió las medidas que el Gobierno adoptó en el tema eléctrico, no obstante, instó al Gobierno a continuar con las mejoras del marco institucional. La estatal eléctrica atraviesa una profunda crisis financiera, sin que la comisión interventora haya definido la hoja de ruta para enfrentar los desequilibrios fiscales.

LEA: En un 82% ha reestructurado las deudas el sistema financiero de Honduras

Una de las últimas medidas aprobadas por el Gobierno fue la colocación de 600 millones de dólares en bonos soberanos para cubrir pasivos contingentes, o sea, pagar deudas a los generadores de energía.

El Gobierno y la empresa privada anunciaron en octubre de 2018 el plan de reforma del sector eléctrico y, sobre todo, el rescate de la Enee.

No obstante, las ocho medidas acordadas no se lograron poner en vigencia.

Para Wilfredo Cerrato, presidente del Banco Central de Honduras (BCH) y gobernador propietario ante la asamblea del FMI, falta solventar el problema financiero de la Enee, ya que los egresos son mayores que los ingresos. Agregó que el ambicioso plan de recuperación de los ingresos de la estatal eléctrica se paralizó. Cerrato manifestó que la Empresa Energía Honduras (EEH) tampoco ha logrado la efectividad en la facturación, cobro y reducción de pérdidas.

Indicó que para la separación de la estatal eléctrica en tres empresas se requiere de firmas extranjeras para lograr la escisión.

La comisión interventora, a pesar de contar con las herramientas necesarias, no ha logrado impulsar el plan de rescate de esa empresa.

Las cuentas del balance general y el estado de resultados de la Enee son preocupantes.

Ejemplo de lo anterior es el déficit acumulado, al sumar 62,487.9 millones de lempiras a enero 2021, superior que los 57,244.7 millones de diciembre de 2020; o sea, 5,243.1 millones más.

La Prensa