Exportación de camarón sumará unos 70 millones de libras al cierre del año

Las exportaciones de camarón han crecido en los últimos tres años, pese a las restricciones de los mercados.

Mujeres trabajan en una camaronera de la zona sur de Honduras.
Mujeres trabajan en una camaronera de la zona sur de Honduras.

TEGUCIGALPA.

La camaricultura será uno de los sectores de exportación de Honduras que logrará crecer este año.

Las proyecciones preliminares apuntan a 70 millones de libras exportadas, de acuerdo con Víctor Wilson, expresidente de la Asociación Nacional de Acuicultores de Honduras (Andah).

En 2020 se exportaron 69.1 millones de libras, superior que los 67.6 millones de 2019, lo que fue considerado un éxito por el impacto del coronavirus en la producción nacional.

A lo anterior se agrega la caída de la demanda internacional de bienes por la recesión económica producto de la pandemia, no obstante, el sector acuícola nacional logró aprovechar las oportunidades para el camarón con valor agregado.

La producción de biomasa (camarón en cola) fue de 104.6 millones de libras en 2020, mayor que los 95.4 millones de 2019, según la Andah.

Uno de los factores que ha contribuido son las medidas de bioseguridad, las que se practican desde hace varios años. Las divisas en 2020 sumaron 236.5 millones de dólares, superando los 218.8 millones de 2019.

Al cierre del primer trimestre de 2021, las cifras del sector acuícola son halagadoras.Un reporte de la Andah indica que la producción de biomasa fue de 27.2 millones de libras, superior que los 21.5 millones de igual período del año pasado.

El crecimiento fue de 5.7 millones de libras y 26.5%. Lo anterior se tradujo en un incremento del volumen exportado, al pasar de 14 a 17.8 millones de libras, o sea, 3.8 millones más. Además, las divisas crecieron de 45.5 a 60.2 millones de libras en el período analizado; es decir, 14.7 millones de libras de incremento interanual.

Las condiciones internas son favorables para la camaricultura. Entre los factores que más impactan en el cultivo de camarón están las lluvias que comenzaron en Choluteca y Valle.

Las lluvias reducen los altos niveles de salinidad en el primer ciclo de cosecha y se traducen en menores tasas de mortalidad de camarón cultivado.

La Prensa