Propuesta inicial es subir salarios entre 400 y 1,000 lempiras este año

El sector privado llama a proteger los empleos y las empresas ante la crisis por la pandemia. Los trabajadores argumentan que debe haber ajuste por el encarecimiento de los bienes y servicios.

El sector obrero espera un aumento al salario mínimo este año.
El sector obrero espera un aumento al salario mínimo este año.

Tegucigalpa.

Un aumento de entre 405 y 1,050 lempiras a los salarios mínimos aplicados en Honduras es la propuesta inicial planteada por los trabajadores ante las autoridades del Gobierno y representantes de la empresa privada.

La idea es lograr un ajuste desde 6% a 8.5% para este año, dependiendo del tamaño de las empresas y el rubro al que se dedican. El 6% para las empresas que tienen de 1 a 10 trabajadores; 6.75% para las de 11 a 50 y un 7.60% para aquellas que emplean de 51 a 150 personas.

Mientras que para las empresas grandes de 150 empleados en adelante el aumento que solicitan es de 8.5%.

Estos porcentajes se traducirían en aumentos de 405 lempiras en los salarios actuales más bajos de alrededor de 6,700 lempiras al mes en empresas de 1 a 10 trabajadores.

Para los que ganan cerca de 9,900 en empresas de 11 a 50 trabajadores la petición es aumentar unos 670 lempiras; para las de 51 a 150 empleados un ajuste de unos 840 en promedio y para la gran empresa unos 1,000 lempiras.

Los obreros piden que se reconozca el 4.01% de la inflación en 2020 y otros indicadores como el de la productividad.

Esta solo es la propuesta con la que iniciarán una compleja negociación del salario mínimo este 2021, que debido a la crisis sanitaria y económica por la pandemia del covid-19 y las tormentas Eta y Iota no se ha logrado.

A negociación

Los representantes del sector empresarial harán el próximo viernes una contrapropuesta en la mesa de negociación con los trabajadores y mediada por las autoridades de la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social.

Rafael Medina, portavoz de la empresa privada, dijo que se realizarán los análisis correspondientes para determinar cuáles son las condiciones actuales de las empresas.

Anunció que a partir del viernes se sentarán a negociar hasta que alcancen el acuerdo, el que esperan se ajuste a la realidad actual. El sector privado asegura que deben protegerse los empleos actuales y recuperarse los perdidos durante 2020 por la crisis, que fueron más de 151,000 puestos.

La economista Liliana Castillo dice que se entienden las posturas de ambos sectores, empresarios y trabajadores. Unos piden que se les restituya la pérdida de poder adquisitivo y otros gastos adicionales que ha traído la pandemia, mientras que los empresarios aseveran que la economía está deprimida.

“Lo recomendable es llegar a un consenso, es decir que los trabajadores no pidan aumentos en los niveles de los años anteriores por la situación económica que se tiene y se podría negociar que el ajuste sea en forma gradual”, aconsejó Castillo.

La Prensa