Combatir el contrabando y evasión, claves para mejorar la recaudación

El comercio ilícito afecta a los gobiernos, las empresas legítimas y los consumidores. Combatirlo es de vital importancia para proteger a la sociedad de sus efectos negativos.

Al evadir los impuestos, el comercio ilícito genera una competencia desleal que afecta a los negocios locales y los ingresos fiscales de los gobiernos. Foto archivo.
Al evadir los impuestos, el comercio ilícito genera una competencia desleal que afecta a los negocios locales y los ingresos fiscales de los gobiernos. Foto archivo.

San Pedro Sula, Honduras.

Según los economistas del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) es preciso aumentar la meta de recaudación con un combate a la evasión, el contrabando y la defraudación aduanera.

El comercio ilícito es una amenaza grave y creciente para la sociedad. A través del contrabando, la falsificación y la evasión fiscal, los gobiernos están perdiendo miles de millones en ingresos fiscales perdidos, las empresas legítimas están siendo socavadas y los consumidores están expuestos a productos mal elaborados y no regulados.

“El Estado de Honduras deja de percibir aproximadamente cuatro mil millones de lempiras en concepto de impuesto por el contrabando”, informó Gustavo Solórzano, gerente de Asesoría Legal del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep). Estas pérdidas en impuestos, se podrían invertir en la construcción de hospitales, escuelas y obras de infraestructura.

El comercio ilícito también afecta a los negocios locales porque es una competencia desleal. Solórzano indicó que “cualquier producto que circule y no esté regulado representa un riesgo para los comercios, pero sobre todo un riesgo para la población que los compra”.

El contrabando genera graves problemas para la salud, la economía y la seguridad en todo el mundo, además de ayudar a financiar el crimen organizado y los grupos terroristas. La Interpol señala que “los productos ilícitos no solamente afectan negativamente a las empresas legítimas y a los ingresos de los gobiernos, sino que, al no cumplir los requisitos mínimos de calidad, causan problemas de salud y lesiones, e incluso la muerte”.

Las empresas locales sí cumplen con los requerimientos ambientales, sanitarios, locales, municipales, tributarios y producen en forma, contrario al comercio ilícito quienes evaden los procesos legales, y por ende, consiguen vender sus productos a precios inferiores que el resto convirtiéndose en una competencia desleal.

Con las acciones del comercio ilícito son afectados los rubros de la medicina, cigarrillos, bebidas alcohólicas, azúcar, maquillaje, perfumes y ropa, estos últimos, se ven perjudicados por el tema de la falsificación de productos.

“La economía del país es afectada por esa inyección de comercio ilícito que provoca una gran cantidad de lucro en las personas que lo están vendiendo. Las personas que venden bien sus acciones se ven afectadas porque es competencia desleal, ya que no pueden competir con una persona que no paga impuestos”, según declaraciones de Juan José Vides, director de Administración Aduanera de Honduras.

La Prensa