Impuestos tienen en jaque a importadores de carros usados

La pandemia ha afectado la importación de carros de EE UU. Asociación de importadores de vehículos pide al Gobierno generar facilidades para introducir autos desde el norte.

SAN PEDRO SULA.

Las variaciones en el mercado de autos usados en Estados Unidos y la carga fiscal para importar vehículos a Honduras tiene en jaque a los importadores en el país que generan anualmente L1,700 millones en impuestos.

Heriberto Antonio Hernández, presidente de la Asociación de Vendedores de Vehículos, Repuestos y Accesorios (AVVRA), informó a LA PRENSA que por la pandemia los estadounidenses en gran parte han dejado de comprar vehículos nuevos y se han volcado al mercado de segunda mano.

En ese sentido, las subastas que es donde se genera la mayor compra de vehículos que ingresan a Honduras, tienen mayor oferta y los precios se han disparado hasta en 100%. De manera que un vehículo “económico” como Jeep Patriot, Ford Scape y Honda Civic, que oscilaban en un mínimo de $1,000 en una subasta, ahora se compran hasta en $2,000 (unos L50,000).

Generación de empleo
Al menos 150,000 personas dependen de la importación de carros en el país, entre talleres, grúas, carwash y tramitadores, según AVVRA

“En un vehículo económico, nuestra ganancia andaba entre el 15 y 10%. Los comprábamos en $1,000 y ahora están en $2,000 y el de $1,500 en $2,800 y $3,000. Ahora comprar esos carros es imposible, estaríamos perdiendo porque se debe pagar un gran porcentaje de impuestos para ingresar a Honduras”, dijo.

Hernández dijo que la prueba de la caída del negocio es que antes de la pandemia ingresaban 140 carros diarios al país y ahora 40, solo en el predio fiscal de Votainer (Consolidados de Honduras), sin tomar en cuenta las aduanas terrestres, en donde ingresa alrededor del 10% de los carros.

Dato
Al país no se pueden importar vehículos inferiores al año 2010. Los impuestos que se pagan al Estado son acorde al valor del vehículo. Es decir que entre más alto el precio del carro por año y características, más impuestos debe pagarse al Estado.

En ese sentido, AVVRA ha solicitado al Gobierno que se dialogue para abordar esta problemática y ver qué solución se puede plantear para este rubro, que, según los comerciantes, es el tercero en aportación fiscal con L1,700 millones anuales en impuestos.

Este rubro también impulsa la mecánica local con cientos de empleos, pues por cada vehículo importado en promedio se invierte entre L30,000 y L40,000 en reparación.

Muchos de los importadores se han quedado sin capital y los impuestos nos están ahogando.

Heriberto Hernández, presidente de AVVRA

“Solo en San Pedro Sula hay más de 1,000 importadores, pero a nivel nacional dependen 150,000 personas de la importación de carros, entre personal de talleres que tienen hasta 15 trabajadores. Muchos durante la pandemia abrieron una pulpería y han perdido sus casas o están a punto de perderlas. Nunca le hemos pedido nada al Gobierno, pero en este momento necesitamos apoyo, un alivio; si no somos apoyados quizá no quede ni un 20% de importadores”, dijo.

Hernández afirma que la crisis de importación afecta también a las familias de las embarcadoras, navieras, aduanas, predio fiscal, tramitadores, “carwash” y propietarios de grúas.

“Lo primordial es que se reúnan con nosotros porque queremos transmitirle nuestras necesidades a ellos. La famosa Ecotasa, son L5,000 que no se cobra en otro lugar. Es increíble que tengamos menos privilegios que las casas de vehículos nuevos, ellos pagan el 15% por la introducción y nosotros 40% cuando es un VIN dentro del TLC y cuando no lo es se paga en 60%. Generamos empleo y divisas, urge apoyo”, dijo.

La Prensa