Desplome de la economía en Honduras fue de 17.6% en el segundo trimestre

Se espera que la caída del PIB sea menor en el segundo semestre por reapertura económica.

El comercio, hoteles y restaurantes están entre los más afectados de la economía.
El comercio, hoteles y restaurantes están entre los más afectados de la economía.

Tegucigalpa, Honduras.

La economía hondureña registró en el segundo trimestre de 2020 un histórico desplome de 17.6% a causa del covid-19, informó el Banco Central de Honduras (BCH).

“El producto interno bruto trimestral (PIBT) en términos reales reflejó una contracción de 17.6% respecto al primer trimestre de este año y de 18.5% al compararlo con el mismo trimestre de 2019”, según el BCH.

Wilfredo Cerrato, presidente del Banco, dijo a periodistas que “nuestras estimaciones daban resultados de caída de 20% para el segundo trimestre del PIB”.

Agregó que se mantiene la cifra de contracción económica, que es de entre 7% y 8% para 2020, sin embargo, adelantó que se revisará el Programa Monetario 2020-2021 para actualizar algunas metas.

LEA: Bajan más del 50% los fallecidos por coronavirus en el IHSS de Tegucigalpa

En el primer trimestre de 2020, el PIB de Honduras decreció 2.6%. A julio de 2020, el índice mensual de actividad económica (Imae) fue de -10.2%, contrario al incremento de 2.9% de igual mes de 2019.

El BCH señala que “los efectos adversos del covid-19 han impactado fuerte la economía hondureña”. Agrega que lo anterior ha generado una paralización importante de la producción industrial, en el turismo, entretenimiento y comercio ante la disminución de la demanda interna de bienes y servicios.

Además, se observó una reducción de los flujos de comercio exterior, reflejado en menores exportaciones de bienes agroindustriales y manufactureros.

Según el comunicado, el valor agregado bruto de la industria manufacturera durante el segundo trimestre mostró decrecimiento de 30.8%, siendo una de las actividades más impactadas por los efectos del covid-19.

La intermediación financiera, seguros y fondos de pensiones registraron una caída en el valor agregado de 9.8%. Las actividades de comercio, hoteles y restaurantes reflejaron una variación negativa de 29.3%, mientras los servicios de transporte y almacenamiento, un 37.4%.

La agricultura, ganadería, silvicultura y pesca disminuyó 3.6% y los impuestos netos de subvenciones cayeron 37.2%.

Para los últimos dos trimestres de 2020 se espera que la caída del PIB sea menor por la apertura gradual de la economía.

La Prensa