Empresas en Honduras deben adelantar unos L2,800 millones del ISR

Sector privado solicitó al Gobierno suspender el pago anticipado.

La actividad comercial en la tercera avenida de San Pedro Sula aún no despega.
La actividad comercial en la tercera avenida de San Pedro Sula aún no despega.

Tegucigalpa, Honduras.

Las empresas hondureñas, incluso las que todavía siguen cerradas, deben pagar el primer pago a cuenta o anticipo del impuesto sobre la renta (ISR) cerca de 2,800 millones de lempiras.

La recaudación estimada por el pago a cuenta anda entre 3,500 y 4,000 millones de lempiras en cada uno de los tres pagos a cuenta que hacen las empresas al año.

Para este año, el Congreso Nacional aprobó que el cálculo se haga por el 75% del ISR pagado en el período fiscal 2019. En ese sentido, este primer pago a cuenta, que vence este próximo 30 de septiembre, las empresas adelantarán alrededor de 2,800 millones de lempiras. Estiman que el rango para la meta de recaudación oscila entre 2,700 y 3,000 millones de lempiras.

Debido a que las finanzas de las empresas no han mejorado lo suficiente para anticipar el ISR y pagar el impuesto de 1% sobre el activo neto este año, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) urgió al Congreso Nacional que eliminen los pagos para este período fiscal.

Argumentan que la contracción económica provocada por la pandemia del covid-19 en el país es grave y tiene a la mayoría de las empresas en crisis.

Daniel Fortín, directivo del Cohep y vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), consideró que la recuperación de la economía será casi imposible a corto plazo. Estima que para 2022 se volverá al crecimiento de la economía hasta el año anterior.

Fortín abogó por que las autoridades escuchen la petición del sector empresarial con el objetivo de salvar de la quiebra a muchas empresas y los empleos durante esta crisis. El Cohep reconoció que el Gobierno necesita el dinero para pagar el endeudamiento y las obligaciones generadas durante la pandemia, pero le pidió que “nos sacrifiquemos todos”.

Economistas y empresarios recomiendan hacer revisiones de las proyecciones para lograr datos realistas con la actual situación económica.

La Prensa