BCH aprueba medidas para reducir impacto de pandemia

Se tomó la decisión de ubicar la tasa de política monetaria (TPM) en 4.50%.

 Se suspenden las subastas de letras dirigidas a las instituciones financieras para que haya mayor liquidez
Se suspenden las subastas de letras dirigidas a las instituciones financieras para que haya mayor liquidez

Tegucigalpa, Honduras.

Ante la incertidumbre económica que ha provocado la propagación del COVID-19 en el contexto nacional e internacional, el Banco Central de Honduras (BCH) y su directorio aprobó el jueves una serie de medidas de políticas monetarias para apoyar la economía y reducir el impacto de la pandemia en el país.

Wilfredo Cerrato, presidente del BCH, informó en conferencia de prensa virtual que el coronavirus impactará el normal funcionamiento de la economía, por lo que se prevé que el crecimiento económico en 2020 se ubique entre el 1.5% y 2.5% del producto interno bruto (PIB) y, para 2021, entre el 2% y 3% del PIB.

Cerrato, además, indicó que los pronósticos inflacionarios del BCH se ubican en torno al 4% para finales de 2020 y 2021, provocado por la ausencia de presiones por demanda agregada y las perspectivas de menor precio de los combustibles.

El BCH estableció un conjunto de políticas para continuar flexibilizando las condiciones financieras que permitan al sistema financiero privado disponer de liquidez para atender las necesidades de la población en estos momentos de alta demanda y que se disponga de recursos para brindar acceso al crédito a los distintos sectores económicos que ayuden a reducir el impacto de la pandemia.

LEA: Toque de queda absoluto en toda Honduras por coronavirus

Medidas adoptadas por el BCH.

  1. Reducir la tasa de política monetaria (TPM) en 0.75% para ubicarla en el 4.50%, asimismo, ajustar en la misma proporción las tasas de corte de los diferentes plazos de valores del BCH ofertados en las subastas estructurales. Bajar la TPM incluye reducir las tasas de interés del sistema financiero abierto, las operaciones interbancarias y las facilidades de crédito y depósito. Una TPM alta afecta el consumo y dificulta el acceso a créditos.
  2. Bajar la tasa de interés aplicable a las facilidades permanentes de crédito (FPC) de 6.25% a 5.50%.
  3. Continuar ofreciendo al sistema financiero operaciones de reporto con el banco, ampliando su plazo máximo de 14 a 28 días y reduciendo su tasa de interés de 7% a 6.25%.
  4. La tasa de interés aplicable a las facilidades permanentes de inversión será 0%.
  5. Se suspende temporalmente la realización de las subastas diarias de letras dirigidas exclusivamente a las instituciones financieras para permitir que los bancos dispongan de liquidez y atender las necesidades de los clientes en esos momentos de alta demanda que tiene la población. Cerrato indicó que la liquidez es de unos 10,600 millones de lempiras.

Por último, el Banco Central de Honduras se comprometió a monitorear la evolución de las principales variables macroeconómicas y adoptar las medidas de políticas adecuadas y oportunas que permitan mantener una inflación baja y estable.

El BCH seguirá evaluando la coyuntura y perspectivas del entorno nacional e internacional, adecuando su conducción de política monetaria para mantener los niveles de liquidez del sistema financiero congruentes con la estabilidad de precios y monitoreará los impactos del COVID-19 con el fin de aminorar sus efectos.

La Prensa