El 21% de los jóvenes en el país no estudia ni trabaja

Recomiendan mejorar los programas de capacitación para que los jóvenes tengan los conocimientos necesarios para entrar al mercado laboral

Jóvenes esperando para hacer una entrevista en una maquila en San Pedro Sula.  archivo
Jóvenes esperando para hacer una entrevista en una maquila en San Pedro Sula. archivo

San Pedro Sula, Honduras

Más de 110 millones de jóvenes entre 15 y 24 años viven en Latinoamérica y el Caribe, de los cuales el 22% tiene un problema de inactividad, ya que no estudia ni trabaja y el 60% tiene un empleo informal, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Sin embargo, en México, Centroamérica y el Caribe la proporción se ubica encima del promedio regional, ya que el 27% de los jóvenes entre 15 y 29 años se les considera “ninis” (ni estudian, ni trabajan, ni buscan empleo).

En 2018, los datos de Honduras reflejan que el 21.3% de la población joven del país, o sea, unos 518,000 de 2,590,706, tiene entre 15 y 29 años.

La OIT señala que uno de los principales problemas de estas cifras es que los jóvenes de la región no están desarrollando las habilidades para insertarse exitosamente en el mundo laboral. El informe de Empleabilidad Juvenil explica que no queda claro si el sistema educativo está formando a los jóvenes para responder a los cambios tecnológicos y contar con la demanda de habilidades socioemocionales y cognitivas no rutinarias.

La OIT recomienda desarrollar programas de capacitación que respondan a las necesidades del mercado, también recomiendan los contratos de formación que son una modalidad en la que los jóvenes combinan la formación y la práctica en un lugar de trabajo.

Otra alternativa para reducir las cifras de inactividad entre esta población son los programas de subsidios al empleo, con los que se puede promover el trabajo mediante una reducción de los costos de contratación por un período de tiempo.

Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada, dijo que busca modernizar el Instituto Hondureño de Formación Profesional (Infop) a través de un cambio estructural en la parte administrativa de esta institución para que los recursos puedan ser dirigidos a la formación de los jóvenes.

La Prensa