Más noticias

En casi tres años, EEH apenas bajó en 2.31% las pérdidas de energía

Ejecutivos de EEH dicen que el cambio de metodología para calcular las pérdidas los ubica en una situación de incumplimiento.

Labor. Empleados de la EEH reparan el tendido eléctrico en San Pedro Sula. archivo.
Labor. Empleados de la EEH reparan el tendido eléctrico en San Pedro Sula. archivo.

TEGUCIGALPA.

El consorcio honduro-colombiano Empresa Energía Honduras (EEH) asumió en 2016 el compromiso de recuperar las pérdidas del sistema de distribución de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) y para ese fin se acordaron metas anuales.

Las partes acordaron que el año base de referencia sería noviembre de 2016 y con un porcentaje de 31.95%.

Para el primer año de operación se acordó 4%, 3% para el segundo y 3% para el tercero, que corresponde a 2019. La meta para este mes es una meta acumulada de 10%.

No obstante, el informe divulgado ayer por la supervisora canadiense Manitoba Hydro International (MHI) revela que en casi tres años las pérdidas apenas han disminuido 2.13%.

“Entre diciembre de 2016 y septiembre de 2019, la pérdida eléctrica del sistema de distribución ha disminuido en 2.13%”, subraya el documento.

LEA: Enee es el talón de Aquiles del Gobierno ante el Fondo Monetario Internacional

Agrega que “entre diciembre de 2017 y septiembre de 2019 la pérdida remanente se ha incrementado en 1.93% y entre diciembre de 2018 y septiembre de 2019, la pérdida remanente se ha incrementado en 1.82%”.

Las pérdidas de distribución en septiembre de 2019 fueron de 30.55% y de 29.82% la acumulada de octubre de 2018 a septiembre de 2019.

El período de noviembre de 2016 a noviembre de 2019 el porcentaje de pérdidas debía bajar de 31.95% a 21.95%.

Los ejecutivos de la Empresa Energía Honduras consideran que el cambio de metodología para calcular las pérdidas los ubica en una situación de incumplimiento. Ricardo Roa Barragán, gerente de EEH, recuerda que en el primer año del contrato las pérdidas se redujeron en 4.05%, mayor que la meta de 4%.

Según Barragán, la incorporación de más energía ha distorsionado algunas variables y, por ende, las pérdidas han observado aumento en los últimos dos años.