Más noticias

Definen estrategias para el rescate de la citricultura

Los productores deben aprender a convivir con el HLB para afianzar el futuro del sector, coinciden especialistas del sector.

La cadena citrícola, la embajadora de Taiwán y la designada presidencial María Antonia Rivera en el corte de la cinta. El foro reúne a productores y empresas comerciales. Fotos: Moisés Valenzuela
La cadena citrícola, la embajadora de Taiwán y la designada presidencial María Antonia Rivera en el corte de la cinta. El foro reúne a productores y empresas comerciales. Fotos: Moisés Valenzuela

SAN PEDRO SULA.

El futuro de la citricultura pasa por el control y la convivencia con el Huanglongbing (HLB), considerada la enfermedad más letal de esta actividad agroindustrial.

Participantes de una decena de países concluyen hoy el segundo Foro Internacional de Cítricos, que desde ayer reúne a unas 350 personas en el Centro de Convenciones del hotel Copantl.

La actividad es organizada por el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa), el Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria (Senasa) de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) y el Fondo para la Cooperación y el Desarrollo Internacional (ICDF) de Taiwán.

“Como resultado principal de este foro esperamos la socialización de los conocimientos más novedosos en el manejo de cítricos, no solo de orden sanitario, irrigación y agricultura de precisión, sino de aquellos que complementan el manejo del HLB y otras plagas”, comentó Moisés Molina, representante del Oirsa en Honduras.

Estos espacios técnicos y académicos, que incluyen conferencias con expertos internacionales y exposiciones comerciales, también responden a las necesidades de la citricultura nacional, cuyo volumen producido cayó a un tercio en relación con 2009.

LEA: Honduras aspira al primer parque tecnológico

La producción de cítricos de Honduras está dispersa en 14,000 hectáreas de producción entre Colón, Atlántida, Cortés y Yoro, principalmente, y en menor escala en Francisco Morazán, Comayagua y Choluteca.

“El HLB es la enfermedad más devastadora para los cítricos y no tiene cura. Tampoco existen a nivel comercial patrones o variedades resistentes o tolerantes”, comentó Carlos Ferrera, director general del Senasa.

El especialista es del criterio que a través de las experiencias compartidas y los conocimientos asimilados durante el foro, el sector pueda afianzar estrategias para el correcto manejo de la enfermedad citrícola.

Recursos

Para Octavio Carranza, director técnico regional del Oirsa, los retos actuales de la citricultura han demostrado que “lo que puede ser una crisis, puede transformarse en fortalezas, siempre y cuando trabajemos fuerte todo los días”.

Sobre ello, ejemplificó la experiencia de Taiwán, que desde el primer registro de HBL en el año 1951, ha dado cátedra de la receta básica para garantizar el futuro del sector: manejo integrado de la plaga, que cada país tiene sus particularidades.

“El cambio climático nos está afectando; vemos cómo los efectos de sequía, junto con las altas temperaturas, estresan aún más nuestras plantas; cómo se disminuyen los tamaños de la fruta por exceso de calor y además, vemos que hay otras maneras de manejar la agricultura”, refirió Mariano Jiménez Talavera, productor de cítricos y subsecretario de la SAG.

Entre las oportunidades, citricultores como René Arturo Bendeña, han desarrollado negocios a través de la industrialización de las frutas. En su caso, hace cinco años fundó la empresa de jugos naturales Salut, que está posicionada en el mercado.­