Más noticias

Beneficios fiscales se deben eliminar si no son efectivos

Economistas opinan que se deben revisar exoneraciones, pero que el Gobierno tiene que hacer un gasto eficiente de esa recaudación

San Pedro Sula, Honduras

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que las exoneraciones o beneficios fiscales se deben limitar o eliminar de formar gradual, si estos no son costo-efectivos en el cumplimiento de los objetivos con que fueron creados.

En el informe Los incentivos fiscales en América Latina se explica que no todos los beneficios tributarios son iguales en su capacidad para fomentar la inversión, por lo que los gobiernos deben priorizar aquellos instrumentos que son más efectivos.

Impuestos
La recaudación tributaria de Honduras aumentó más de un 100% en 5 años, al pasar de L50,000 millones en 2013 a L103,000 millones en 2018, debido a que se amplió la base de contribuyentes, y los impuestos sobre la renta y de venta aumentaron.

La Cepal manifiesta que se debe evitar el uso de los incentivos que no están basados en los gastos de inversión de las empresas, como en el caso de las tax holidays (vacaciones fiscales).

El organismo dice que más allá de la efectividad o no de los incentivos para aumentar la inversión, el crecimiento y el empleo, “es importante remarcar que estos instrumentos constituyen solo uno de los factores que pueden afectar el flujo de Inversión Extranjera Directa (EID) y las tasas de inversión”, ya que existen otros elementos que son más importantes para los inversores.

JG Evolucion Gastos Tributar(800x600)

Rafael Delgado, economista, considera que en Honduras se debe hacer una revisión exhaustiva de las exoneraciones fiscales de los últimos años.

“Estamos seguros que muchas de ellas se han otorgado con motivaciones políticas, con el fin de crear amigos y lealtades, pero hay otras que sí son justificadas, pero es necesario hacer la revisión para ver cuáles tiene sentido”, explicó Delgado.

Sin embargo, el economista dijo que la revisión no debe servir para que el Gobierno tenga un “cheque en blanco” para que haga lo que quiera con la recaudación tributaria.
“Se debe invertir y gastar ese dinero con eficiencia, transparencia y no para que alimente más la corrupción y el derroche en el país”, dijo Delgado.

Para 2018, la Secretaría de Finanzas (Sefin) estima que el gasto tributario del país superará los 42,000 millones de lempiras.