Más noticias

Honduras: extorsión e inseguridad golpean a las mipymes

Estudio hecho por el Cohep y la Unah, en conjunto con otras instituciones, indica que el 92.5% de las empresas estuvieron expuestas a riesgos.

Ricardo Matamoros y Santiago Herrera en la presentación del estudio.
Ricardo Matamoros y Santiago Herrera en la presentación del estudio.

San Pedro Sula, Honduras.

El 92.5% de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) experimentaron choques o factores de estrés en 2018 y de ellas, la mitad sigue sin recuperarse plenamente, revela el Diagnóstico de Sistemas de Mercado.

Factores externos como extorsión e inseguridad evidencian la débil resistencia de las empresas, según el estudio. Con igual impacto inciden también regulaciones, factores políticos y cambio climático.

La investigación ha sido desarrollada por el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (IIES-Unah), el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible de Incae Bussines School y el Proyecto Transformando Sistemas de Mercado financiado por Usaid.

22%
Mala interacción.Las empresas que reportaron malas interacciones con agencias del Gobierno reportaron ventas más lentas.

El reporte, cuyos datos fueron recopilados entre enero y febrero de 2019, y hacen referencia a 2018, busca responder a la pregunta: ¿Qué impulsa a las empresas a crear empleos?

LC mercado 140819(1024x768)

La mayoría de las empresas tienen baja resiliencia económica. Eso significa que las empresas tienen muy poca capacidad, poco margen, recursos de financiamiento o recursos propios o pocas posibilidades de recuperarse a esos choques. Eso habla de la vulnerabilidad que existe para las empresas en Honduras”, dice Ricardo Matamoros, director del IIES-Unah.

Si ya nuestro sector empresarial hondureño es un poco resiliente, económicamente hablando, y si estos escenarios se mantienen, como la crisis sociopolítica con tomas de carreteras, por ejemplo, eso va a implicar que no se creen más empleos o la posibilidad de que se pierdan los existentes”, refiere Matamoros.

El diagnóstico es un excelente ejercicio de vinculación entre varios sectores

Ricardo Matamoros, director del IIES-Unah

El estudio es un primer paso para el desarrollo de un proyecto con duración estimada de cinco años que busca fortalecer las investigaciones económicas con información actual.

Más hallazgos del estudio
Sobre la interacción con dependencias del Gobierno La empresa típica interactuó con cinco agencias gubernamentales. Las que reportaron buenas interacciones, obtuvieron más rápido crecimiento en ventas y creación de empleo.

En Honduras, muchas veces se toman decisiones o políticas públicas de gran impacto, no solo desde el sector estatal, también desde las gremiales, donde se hacen afirmaciones o propuestas que no están respaldadas con datos o evidencias científicas. En este caso, el diagnóstico sí lo tiene”, añade Matamoros.

El estudio está disponible en el sitio de internet del Cohep y será presentado la próxima semana a académicos y estudiantes en Ciudad Universitaria.

Para el otro mes, está prevista una gira por diferentes ciudades para socializarlo con las más de 600 empresas encuestadas.

“Ninis, bomba social para cualquier país”: Santiago Herrera Cohep

El mensaje del Cohep ha sido consistente en los últimos años. Durante todo el período del presidente Juan Carlos Sikaffy, el Cohep se ha pronunciado fuertemente sobre el rol que jugamos el sector privado en materia de generación de empleo y esto no se sale en el marco de esa instrucción que hemos recibido de manera reiterada de Juan Carlos, salvo que las dificultades para obtener información han sido tan difíciles, que terminamos dependiendo de la información que puede generar el sector público oficial, como el BCH o el INE.

Sin embargo, en esta ocasión estamos sacando información de primera mano de la propia fuente. La tasa de subempleo invisible en Honduras es de 62.8%, o sea, de cada 10 trabajadores, más de seis están en una condición que no tienen un empleo pleno que les permita recibir al menos un salario mínimo.

Otro aspecto triste sobre la situación de desempleo en el país, es que aproximadamente unos 800,000 jóvenes entre 12 y 29 años no estudian ni trabajan. Esa es una bomba social para cualquier nación y representa que esos jóvenes solo tienen dos posibilidades: o buscan la migración irregular o ser parte de actividades irregulares, que ya sabemos que generan inseguridad en la ciudadanía y repercuten en nuestra economía.

Uno de los hallazgos del diagnóstico es que las empresas que crearon más empleos en 2018 en Honduras fueron las que vendieron más. Entonces no nos asuste que cuando estamos en medio de una crisis sociopolítica, como la que atravesamos en los últimos meses, es que al caer la ventas, se pierden los empleos.

Santiago Herrera es el gerente de Política Económica del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).