Más noticias

Tecnología puede sustituir 27% de los empleos en el país

Según la Cepal, los trabajadores con menor posibilidad de sustitución son los maestros y médicos, y los que más tienen riesgo son los cajeros de bancos

Profesiones como la de los maestros son algunas con baja probabilidad de ser sustituidas por la tecnología.
Profesiones como la de los maestros son algunas con baja probabilidad de ser sustituidas por la tecnología.

San Pedro Sula, Honduras.

Los cambios tecnológicos en el mundo generan la destrucción y transformación de puestos de trabajo existentes y la generación de nuevos empleos, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su informe Cambio tecnológico y empleo: una perspectiva latinoamericana.

El estudio muestra que las estimaciones del riesgo de sustitución tecnológica del trabajo para Latinoamérica y otros países en desarrollo tienen el mismo funcionamiento que los países desarrollados, lo que conllevó a que los países más pobres tendrían más riesgos de sustitución.

Sin embargo, en la región los sectores de baja productividad se ubican lejos de la frontera tecnológica, por lo que no están expuestos a ser sustituidos por la tecnología.

Por ejemplo, en Honduras los trabajadores en el sector de baja productividad se encuentran en un 72.6%, lo que representa que solo el 27.4% de los empleos tienen probabilidades de sustitución.

La Cepal indica que los trabajos con menor riesgo de ser sustituidos por la tecnología están los maestros de enseñanza, los profesionales de enfermería, los médicos, farmacéuticos, y directores o gerentes generales.

Por otro lado, los empleos que más están expuestos a esta situación son los cajeros y expendedores de billetes, limpiadores, vendedores callejeros y puestos de mercado.

En el país las probabilidades para los trabajadores en los sectores de maquila (32.9%), intermediación financiera (62.4%), actividades inmobiliarias (45.1%) son los más expuestos. Los empleados de agricultura, ganadería, caza, pesca (4.4%), construcción (5.4%), actividades de servicio comunitario o sociales (6.1%) son los que menos probabilidades tienen de sustitución tecnológica.

La Cepal también señaló que los ocupados con un menor nivel educativo serán desplazados a los sectores de baja productividad por la tecnología.