Más noticias

Honduras solicita en la OIT un precio justo para los productores de café

El país se mantiene como quinto productor mundial y la producción del grano aromático representa hasta el 5% de su PIB

Honduras presentó el caso a favor de su sector cafetalero en la reunión del centenario de la OIT.
Honduras presentó el caso a favor de su sector cafetalero en la reunión del centenario de la OIT.

Ginebra, Suiza

“Debemos hacerle justicia al café para evitar que los pequeños cafeteros se vean obligados a huir a otros países”, destacó este martes el ministro de Trabajo, Carlos Madero, en el segundo día de la conferencia del centenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se celebra en Ginebra (Suiza).

Madero recordó que Honduras es el quinto productor mundial de café, un rubro que representa casi el 5% de su Producto Interno Bruto (PIB).

Cuando el café sufre, sufre toda Honduras. Cada grano hondureño tiene un pedacito de la familia de Honduras

Carlos Madero, Ministro del Trabajo de Honduras

Apuntó que “Europa es uno de los principales consumidores de café hondureño, por lo que solicito a los empresarios y dignatarios reunidos en esta 108° Conferencia de la OIT, concienciar a los ciudadanos sobre la importancia del precio justo”.

En ese contexto, el funcionario apuntó que “una taza de café en Nueva York puede llegar a costar hasta 5 dólares; aquí en Ginebra 2.50 francos suizos, y los productores hondureños apenas reciben 2 céntimos de dólar”.

Madero señaló además que “estas desigualdades las queremos dejar claras, porque el futuro del trabajo, sobre todo el futuro de trabajo en Honduras en la producción del café, pasa por que se determine el comprador y que sepa de la calidad de donde viene”, explicó.

Compensación justa

Madero declaró que miles de familias se dedican a la producción de café, “con la particularidad de que en nuestros países se corta grano por grano”.

“Si no existe una compensación justa, lo que se produce es más pobreza y migración irregular”, citó Madero.

“La propuesta es que el consumidor exija que cuando se vaya a tomar una taza de café aquí en Ginebra o en la Puerta de Alcalá (de Madrid) pregunte: ¿Cómo se produjo este café?”, dijo.

“Si estos productores se dedican a otra cosa, todos perdemos”, advirtió el funcionario hondureño, quien consideró que “era muy importante dejar en claro nuestra posición”.

Por último dijo que “nuestro mensaje final es que se pague el precio justo por una taza y que se sepa de dónde viene, su origen y valor agregado”.