Más noticias

Dificultades económicas derrumban los mercados brasileños este año

Los mercados brasileños se vieron impactados, como los de todo el mundo, por la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

La economía brasileña ha sido afectada por la guerra comercial de China y EEUU.
La economía brasileña ha sido afectada por la guerra comercial de China y EEUU.

Río de Janeiro.

Las previsiones de crecimiento en baja y las dudas sobre la capacidad del Gobierno de Jair Bolsonaro para impulsar las reformas económicas tumbaron esta semana la Bolsa de Sao Paulo y el real hasta sus mínimos del año y los analistas prevén nuevos tropiezos.

El índice Ibovespa había subido en flecha casi 15% desde la llegada de Bolsonaro al poder hasta mediados de marzo, cuando superó por primera vez los 100,000 puntos; pero desde entonces devolvió casi todas sus ganancias, y el viernes cerró por debajo de los 90,000 puntos por primera vez en 2019.

La desilusión con las expectativas de una rápida reactivación de la mayor economía latinoamericana gracias a una política de ajustes fiscales y privatizaciones también contribuyó a hundir al real frente al dólar. El billete verde se cotizó el jueves y el viernes a más de cuatro reales, su mayor valor de cierre en ocho meses.

Los mercados brasileños se vieron impactados, como los de todo el mundo, por la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, redujo el martes su previsión de crecimiento en 2019 de 2.25 a 1.5% y no buscó artilugios para definir la situación del país: Dijo: “Brasil está en el fondo del pozo, y solo podrá empezar a salir de él cuando el Congreso se decida a aprobar la polémica reforma de las jubilaciones”.

Las previsiones del mercado, que a inicios de año eran de un crecimiento de cerca de un 3%, no paran de ser revisadas a la baja desde hace 11 semanas, para situarse en 1.45%, de acuerdo con la última encuesta Focus realizada por el Banco Central.

Muchos analistas consideran incluso que se trata de una previsión demasiado optimista. AFP