Más noticias

China asegura que la Ruta de la Seda no tiene objetivos estratégicos

La iniciativa lanzada en 2013 busca conectar a China, por tierra y por mar, con Asia, Europa y África.

Un hombre camina en Hong Kong frene a una pantalla que señala el crecimiento económico.
Un hombre camina en Hong Kong frene a una pantalla que señala el crecimiento económico.

Jordania.

La iniciativa china Belt and Road (BRI) ha sido blanco de críticas durante la edición de Oriente Medio del Foro Económico Mundial que se celebra estos días en Jordania, adonde representantes chinos han defendido el megaproyecto y han asegurado que no tiene objetivos “estratégicos”.

La iniciativa, lanzada en 2013 y conocida también como la Nueva Ruta de la Seda, es un conjunto de infraestructuras que busca conectar China, por tierra y por mar, con Asia, Europa y África, lo cual suscita dudas por los intereses que podrían celarse detrás de la misma.

“La primera preocupación sobre la BRI es su naturaleza estratégica. Hay muchos proyectos que tienen nombres comerciales; pero también se están haciendo esfuerzos estratégicos no comerciales”, ha advertido Ryan Hass, del centro de estudios Brookings, durante una de las conferencias que tuvieron lugar hoy en el marco del Foro Económico Mundial a orillas del mar Rojo.

Hass ha destacado que los puertos son un ejemplo, como el de Gwadar (Pakistán), Hambantota (Sri Lanka) y Yibuti, que según el experto estadounidense China quiere desarrollar con el objetivo de “impulsar su comercio y exportaciones”.

“Hay una diferencia entre la forma en la que China describe la BRI y la forma en la que es empleada”, ha remachado, agregando que muchos de los proyectos “han llevado a la corrupción” debido a la falta de transparencia en su ejecución. En opinión de Hass, que entre 2013 y 2017 fue director para China, Taiwán y Mongolia en el Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, el megaproyecto chino no es rentable para todas las partes por igual, por lo que tendrá que ser modificado con base en la respuesta de otros países para que los “receptores” también se beneficien.

El Gobierno de Pekín sostiene que la BRI es “una iniciativa económica que busca impulsar el desarrollo económico”.