Más noticias

“Ser empresario en Honduras es sinónimo de ser un superhéroe”

La recaudación tributaria en el país representa el 18% del PIB, uno de los más altos en Centroamérica.

Contribuyentes cumpliendo con el pago de impuestos en la oficina regional del SAR en San Pedro Sula.
Contribuyentes cumpliendo con el pago de impuestos en la oficina regional del SAR en San Pedro Sula.

San Pedro Sula.

En los últimos 10 años, la carga tributaria en el país ha aumentado casi L65 millones; en 2009 la recaudación rondaba los L43 millones, y en 2018 el Estado recibió L108 millones .

Honduras posee una de las cargas tributarias más fuertes en Centroamérica, ya que representa el 18% del producto interno bruto (PIB).

Walter Romero, diputado del Congreso Nacional y experto en materia tributaria, señaló que ser un empresario en Honduras es sinónimo de ser un “superhéroe”, porque la carga efectiva fiscal ronda entre un 65 y 70%.

“Si sumamos el impuesto sobre la renta (ISR) que es de un 25%, 5% de la aportación solidaria, 10% de impuestos de dividendos, revaluación de activos 6%, impuesto a la ganancia de capital 10%, impuesto a los intereses 10% impuesto a la renta de viviendas 10%, y así hay una cantidad de impuestos que la carga tributaria sea demasiado fuerte”, detalló Romero.

Además señaló que esto solo es la parte de impuestos que se paga al Gobierno, porque la tasa municipal es otro problema para los empresarios.

“Una empresa que en San Pedro Sula factura 10 millones paga el doble de impuestos municipales que lo que paga una empresa que factura la misma cantidad en Tegucigalpa, esto hace que la inversión nacional y extranjera se esté mermando” dijo el diputado.

Reducción de impuestos

Para Romero, la opción de reducir la carga tributaria en el país es fácil. Según él lo que se debe hacer es que el Gobierno haga eficiente su gasto corriente.

“En la mayoría de las instituciones, un poco más del 85% de los presupuestos son para gasto corriente, es decir, pagar sueldos y salarios, o sea, para el beneficio de los burócratas; pero no hay presupuesto para inversión”, explicó el experto.

Dijo que la decisión de bajarle al gasto corriente debe ir acompañada de una estrategia de inversión, que puede ser la reducción de impuestos para atraer capital extranjero y cubrir las plazas de trabajo que produzca la reducción del gasto corriente.

El diputado expresó que el Servicio de Administración de Rentas (SAR) debe mejorar el servicio al cliente porque son los que generan ingresos al Estado además de hacer más rápido algunos procesos que pueden tardar muchos meses en ser resueltos.